Desempleo récord y rebajas salariales: los estragos del coronavirus en el mercado laboral

0

Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que la crisis por la pandemia afecta al 81 % de la fuerza de trabajo mundial. En América Latina el desafío crece por el empleo no registrado

200 años de salir adelante con optimismo

La pandemia de coronavirus está devastando la economía mundial como no había ocurrido desde la Segunda Guerra Mundial, y ha causado una reducción «sin precedentes» de la actividad laboral, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El organismo especializado, dependiente de las Naciones Unidas (ONU), señaló en un reciente informe que las medidas de paralización total o parcial de los procesos productivos ya afectan a casi 2.700 millones de trabajadores, es decir, a 81 % de la fuerza de trabajo mundial.

Según el Observatorio de la OIT, en el segundo trimestre de 2020 habrá una reducción del empleo de alrededor del 6,7 %, es decir, 195 millones de trabajadores a tiempo completo. Esta crisis afecta especialmente a los países en desarrollo, donde hay una elevada proporción de personas activas en el empleo informal, con un acceso limitado a los servicios de salud y a la protección social.

Para este sector, que suma aproximadamente a 2.000 millones de personas, la OIT ha solicitado medidas apropiadas a nivel político, que apunten a evitar una caída masiva en la pobreza. También advierten sobre la necesidad de contener a las empresas económicamente viables, a fin de garantizar una pronta recuperación del empleo una vez que se supere la pandemia.

Un vendedor ambulante camina por una calle comercial popular vacía en el centro de Sao Paulo, Brasil, el 24 de marzo de 2020. Foto Nelson Almeida, AFP.

No todos los sectores productivos tienen pérdidas de empleo. Tampoco todas las regiones sufren la recesión de la misma manera. Pero las dos principales potencias del mundo reflejan números desalentadores, y el panorama se percibe aún más complicado para los países de menores recursos. En EE.UU., unas 26 millones de personas solicitaron el seguro de desempleo desde el pasado 14 de marzo, una cifra récord que representa nada menos que el 16 % de la población activa. China, por su parte, sufrió una contracción de su economía de 6,8 % en el primer trimestre del año, después de décadas de crecimiento.

Economía de guerra

La agencia calificadora de riesgos Fitch pronosticó que el PIB mundial se contraerá en un 3,9 % en 2020, «una recesión de una profundidad sin precedentes en el período de posguerra». Para Sudamérica, las estimaciones son más preocupantes: de acuerdo al informe Perspectivas Económicas Mundiales del Fondo Monetario Internacional (FMI), este año la economía de México se contraerá 6,6 %; la de Argentina 5,7 %; Venezuela 15 %; Brasil 5,3 % y Chile 4,5 %. A su vez, una encuesta de Ipsos refleja que el 40 % de los peruanos se ha quedado sin empleo o dejó de percibir un salario por la pandemia. Los efectos de esa caída repercuten, y lo harán todavía más, en el plano del trabajo.

El economista mexicano Carlos Brown observa un doble contratiempo, debido a efectos adversos por el lado de la oferta y también por el lado de la demanda: «Dado que este es un problema de salud pública, afecta la disponibilidad de las personas como fuerza laboral, y eso definitivamente tuvo implicancias en la producción a nivel global. En segundo lugar, el confinamiento masivo tiene fuertes efectos negativos en el consumo y la inversión», dice el especialista a RT.