Un verano mortal para los migrantes que desafían el desierto del suroeste de EE.UU.

0
Cruzar el Río Grande, en la frontera sur de Estados Unidos, es peligroso. Pero más peligroso es el desierto que viene después. Grupos humanitarios dejan agua en los lugares más transitados. Pero sólo en junio, con el calor actual, se encontraron 43 cadáveres
En esta foto del 19 de mayo de 2021, el muro fronterizo se extiende a lo largo del paisaje cerca de Sasabe, Arizona. Los cuerpos de un inusualmente alto número de migrantes que murieron en las zonas fronterizas de Arizona se está recuperando este verano.
200 años de salir adelante con optimismo

La migración sin precedentes a la frontera entre Estados Unidos y México y las olas de calor abrasadoras están contribuyendo a un verano especialmente mortal para quienes desafían un terreno desértico desolado e implacable con la esperanza de llegar a los Estados Unidos.

Solo en junio, se encontraron los restos de 43 cuerpos en el desierto de Sonora de Arizona al norte de la frontera de Estados Unidos con México, según el grupo sin fines de lucro Humane Borders, con sede en Tucson. El grupo rastrea la recuperación de cuerpos a lo largo de un tramo de la frontera de 3.145 kilómetros, utilizando datos de la oficina de un médico forense.

«Lo que está sucediendo es que el cambio climático es real, las temperaturas se han vuelto más calientes y el clima en sí es más volátil», dijo Brad Jones, voluntario de Humane Borders.

El grupo ha documentado restos encontrados en los EE. UU. a 40 kilómetros de la frontera y notó un aumento del tráfico en el remoto desierto occidental, donde los migrantes están aislados de casi cualquier forma de asistencia de emergencia.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que junio fue el mes más caluroso registrado en las áreas de Phoenix y Tucson de Arizona, con temperaturas regularmente por encima de los 43º.

Jones acotó que junio es a menudo el mes más caluroso del año en la región fronteriza y señaló que el número de muertos de inmigrantes en Arizona en junio era trágicamente alto pero no atípico.

«En otras palabras, ha habido una crisis de muerte de migrantes en nuestra frontera justo en la puerta de su casa durante 20 años. Y en las tierras fronterizas de Arizona-México, casi 4.000 personas han perdido la vida en los últimos 20 años. En promedio, aproximadamente cada dos días es que se encuentran los restos de los migrantes», dijo.

Un funcionario de inmigración de EE. UU. le dijo a la Voz de América que los datos federales recopilados sobre las muertes de migrantes podrían ser más bajos que el total colectivo registrado por las oficinas forenses en los condados a lo largo de la frontera. Sin embargo, las autoridades federales han documentado que se han encontrado los restos de 324 migrantes a lo largo de la frontera en lo que va del año fiscal 2021, que comenzó en octubre.

Un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) dijo que el terreno a lo largo de la frontera es extremo, el calor del verano es severo y los kilómetros que los migrantes del desierto deben atravesar después de cruzar la frontera son implacables en muchas áreas.

«El mensaje del CBP para cualquiera que esté pensando en ingresar ilegalmente a Estados Unidos por la frontera sur es simple: no lo haga. Cuando los migrantes cruzan la frontera ilegalmente, ponen sus vidas en peligro», escribió el portavoz en un correo electrónico a la VOA.

Si bien los peligros siempre han abundado en la región fronteriza, incluido el ahogamiento en el Río Grande, para quienes cruzan de México a Texas, los investigadores han visto un aumento en las muertes de migrantes causadas por el calor y la exposición.

Se culpa al calor de la mayoría de las muertes de migrantes registradas por la oficina del médico forense del condado de Pima en Arizona, según Sam Chambers, científico geoespacial del Instituto Binacional de Migración de la Universidad de Arizona.

Chambers estudia el impacto de una aplicación fronteriza más estricta de Estados Unidos, que ha provocado que los migrantes recurran a caminatas a través de áreas más remotas del desierto de Sonora para llegar a Estados Unidos.

Este científico argumenta que existen peligros extremos, incluso para aquellos que optan por atravesar áreas montañosas donde la sombra es más abundante y el calor menos extremo.

«Debido al efecto embudo [de la vigilancia fronteriza] y a que las personas tienen que desplazarse distancias más largas, es menos probable que tengan agua. Han transpirado toda el agua y solo pueden transportar una cantidad limitada», dijo Chambers a la VOA. «E incluso si más personas ingresaran por estas áreas más hospitalarias, debido a factores como la deshidratación, aún pueden sucumbir a las muertes relacionadas con el calor debido a que sus cuerpos ya no pueden regular la temperatura debido a la falta de agua».

Aún así, los restos de la mayoría de los migrantes son hallados en áreas bajas del desierto que arden con temperaturas cada vez más altas.

Según los datos recopilados por Chambers, los migrantes que fallecieron eran en su inmensa mayoría hombres y, por lo general, tenían entre 20 y 49 años. Aproximadamente el 80% eran de México.

Los grupos humanitarios que trabajan a lo largo de la frontera creen que el número real de muertes de migrantes es mucho más alto de lo que se ha informado oficialmente a lo largo de los años, y algunos cuerpos nunca se encontraron.

Programas de gotas de agua

Border Angels, una organización sin fines de lucro en San Diego, California, que apoya a más de 15 refugios en Tijuana, México, estima que en los últimos 27 años, más de 11.000 migrantes han muerto en su intento de cruzar la frontera sur.

«Pero nunca lo sabremos con certeza», dijo la directora ejecutiva de Border Angels, Dulce García.

La Patrulla Fronteriza de EE. UU. ha informado de más de 7.000 muertes de migrantes a lo largo de la frontera entre EE. UU. y México desde 1998 hasta 2020, según datos archivados.

Border Angels opera lo que se conoce como un programa de gotas de agua. Durante aproximadamente 20 años, los voluntarios han estado depositando la mayor cantidad de agua posible a lo largo de los caminos del desierto más transitados por los migrantes.

En 2020, colocaron más de 4.000 litros de agua con mensajes escritos en español: «Te deseo suerte» o, en inglés, «I wish you luck».

García dijo que los voluntarios tienen cuidado de respetar la ley y mantener al mínimo la interacción con los migrantes que encuentran. Pero si alguien está en peligro, llaman al 911 para obtener asistencia de emergencia. «No ayudamos a nadie en el cruce. Solo entregamos suministros para asegurarnos de que la gente no muera», agregó.

Humane Borders tiene su propio programa de agua, y Jones dijo que existen peligros asociados con hacer un trabajo tan simple como dar agua.

«Tiene que ver con una serie de grupos de odio y grupos terroristas racistas que deambulan por el desierto y buscan activamente interrumpir los suministros humanitarios», dijo Jones. Esa es una de las razones por las que su organización no anuncia las ubicaciones de las gotas de agua, agregó.

Si los voluntarios de Humane Borders encuentran restos humanos durante sus recorridos para colocación de agua, dijo Jones, se comunican de inmediato con la Patrulla Fronteriza de EE. UU.

Al observar la información más reciente sobre el intervalo post-mortem, el tiempo que ha transcurrido desde la muerte de un individuo, para los encontrados en el mes de junio, Jones dijo que la mayoría murió en los 30 días anteriores.

«Por lo tanto, no es como si se tratara de un montón de restos esqueléticos que se encontraron por casualidad. Se trata de personas reales, vivas y que respiran que en mayo estaban vivas y, a fines de junio, ya no estaban vivas», dijo.