Venezuela anuncia reconversión monetaria: elimina 6 ceros a su moneda

0
El nuevo cono monetario entrará en vigencia el 1 de octubre. En marzo de este mismo año, el Banco Central incluyó tres nuevos billetes de mayor denominación al cono monetario
El asistente de un conductor de autobús sostiene billetes de 200.000 bolívares, en Caracas. Marzo 16, 2021.
200 años de salir adelante con optimismo

El Banco Central de Venezuela (BCV) anunció el jueves la tercera reconversión monetaria en un poco más de una década, lo que implicará la eliminación de seis ceros al bolívar, la moneda nacional.

A través de un comunicado, el BCV asegura que esta reconversión “no afecta el valor de la moneda, es decir, el bolívar no valdrá ni más ni menos, solo que para facilitar su uso se está llevando a una escala monetaria más sencilla”.

La nueva reconversión entrará en vigencia el 1 de octubre, agregó el comunicado. Venezuela padece desde hace cuatro años por una hiperinflación y enfrenta una grave recesión económica.

Con la nueva medida habrá una nueva familia de monedas y billetes cuya denominación más alta será de 100 bolívares, según lo indicado por el banco central.

Ante una aguda crisis de efectivo en marzo, el emisor venezolano amplió el cono monetario y emitió nuevos billetes siendo el más elevado el de 1 millón de bolívares, que equivale a 0,25 dólares.

El texto emitido el jueves también indica que seguirán atendiendo la emisión de bolívares en físico. “Convivirán el bolívar físico y el bolívar digital en un proceso dirigido a rescatar su fortaleza”.

De acuerdo a la institución, esta “transformación” permitirá, entre otros aspectos, construir una “visión moderna de la moneda” en transacciones cotidianas y reducir «los costos de transacción en la economía”.

Con esta, ya serían tres las reconversiones monetarias desde que el fallecido expresidente, Hugo Chávez, llegó al poder en 1999. En total, se le han retirado 14 ceros al bolívar.

La nación suramericana lleva más de 40 meses en hiperinflación e igualó al segundo registro más prolongado de la historia económica, el ciclo hiperinflacionario vivido en Grecia entre 1992 y 1994.

Esta situación ha hecho que el uso del dólar esté cada vez más generalizado. El Gobierno calificado esto como una “válvula de escape”, pero indican que su apuesta es hacia la recuperación del bolívar.

Especialista consultados por la Voz de América aseguraron que si la reconversión monetaria no es acompañado de un plan para atacar el tema inflacionario, «el destino será el mismo».

Medida «cosmética»

La tercera reconversión monetaria en los últimos 13 años es “una medida cosmética” que busca atender los problemas contables y administrativos que se generaron en los sistemas bancarios del país, opina el economista Luis Crespo.

El docente de la Universidad Central de Venezuela advierte que el anuncio tendrá un impacto nulo sobre el poder adquisitivo tras la moneda nacional.

Precisa que empresas públicas, como Petróleos de Venezuela y la Electricidad de Caracas, debieron realizar ajustes en sus sistemas contables debido a la “magnitud de ceros” que significaban las operaciones.

“Esta tercera reconversión monetaria no viene acompañada de un plan económico creíble, que genere confianza sobre el desarrollo de la dinámica económica. Existe la incertidumbre sobre si se mantendrá el mismo accionar en la política monetaria y cambiaria”, apunta Crespo a la Voz de América.

El gobierno de Nicolás Maduro “ataca las consecuencias y no las causas” de la crisis económica, considera el economista Aldo Contreras, por su parte.

“Las causas son la hiperinflación, la indisciplina monetaria, la caída del producto interno bruto -83,5 puntos en negativo desde hace siete años-, el desorden fiscal, los controles, las expropiaciones, el modelo económico comunista”, comenta el experto en conversación con la VOA.

Critica que se llame “reconversión” a una decisión como la anunciada, ya que no incluye “una política monetaria distinta”. Subraya que solo entre 10 y 15 por ciento de las transacciones comerciales diarias en Venezuela se concretan con bolívar, pues, en cambio, se hacen con dólares, pesos colombianos o euros.

“Esta medida trae un costo asociado a las pequeñas y medianas empresas, porque hay que llamar a técnicos de soporte de software para calibrar las impresiones fiscales. Es un costo que asumen las empresas”, añade.

Considera que esta política “completamente conocida” en el país no supone una apreciación del tipo de cambio, sino un cambio nominal. “Es lo mismo. El dólar quedaría en cuatro bolívares”, precisa el experto en finanzas.