Crece número de empresas brasileñas morosas en octubre

0

9

El número de empresas brasileñas incapaces de hacer frente a sus deudas creció en octubre 7,27 por ciento frente al mismo mes del año pasado.

Sin embargo, esta cifra es inferior al 9,61 por ciento de septiembre en la comparación anual, según un informe divulgado hoy por la Confederación Nacional de Dirigentes de Tiendas (CNDL, por su siglas en portugués).

Según la CNDL, además del número de empresas morosas, hubo también un crecimiento en la cantidad de deudas atrasadas en nombre de personas jurídicas, un 7,49 por ciento mayor en octubre ante el mismo mes del año pasado.

El principal crecimiento del número de empresas sin poder hacer frente a sus deudas fue en el sector de servicios, con una variación del 10,4 por ciento, seguido de la industria con 7,38 por ciento, el comercio con 6,30 por ciento y la agricultura en 9,73 por ciento.

Con relación al crecimiento de las deudas de personas jurídicas por el sector acreedor, el comercio aparece con la segunda mayor alza (12,86 por ciento), seguido por la industria (9,85 por ciento), servicios (6,31 por ciento) y agricultura (0,12 por ciento).

Para la CNDL, el ambiente de mayor restricción del crédito hace que la morosidad crezca con menos fuerza, la recesión económica afecta directamente la capacidad de las empresas de pagar sus compromisos, efecto que se suma a los intereses elevados que encarecen el coste del capital.

«Tras acelerar en el segundo semestre de 2015, la morosidad de las personas jurídicas volvió a desacelerar a partir de marzo de 2016. Admitiendo que la recuperación económica se inicie en el próximo año y que el mercado del crédito todavía llevará algún tiempo hasta mostrar una expansión nuevamente», abunda el texto.

Asimismo, la entidad comercial aclaró en su documento que «la morosidad de las empresas, aunque continúe creciendo, deberá mantener la tendencia de desaceleración en 2017».

El impago entre las empresas brasileñas es fruto de la recesión económica que vive el país, cuya economía se contrajo un 3,8 por ciento en 2015, el peor resultado en 25 años, y se prevé que se contraiga en un 3,5 por ciento este año, según el mercado financiero.

Con tales estimaciones financieras, la economía brasileña completaría dos años seguidos en negativo por primera vez, junto a una alta inflación, un desempleo del 11,8 por ciento y una alta tasa de interés del 14 por ciento, que ha encarecido el crédito y reducido el consumo.