Era digital: Información al instante

1
200 años de salir adelante con optimismo

Por Roberto Pasos Jr.*
Ninguna invención tecnológica en la última década ha cambiado tan significativamente en el comportamiento humano como el teléfono inteligente. Claro que Blackberry gobernó este mercado por varios años como la plataforma ideal para empresarios. Sin embargo, la introducción de la pantalla táctil del iPhone en el 2007 junto con un sistema operativo intuitivo fue el comienzo de una revolución tecnológica que cambio para siempre la manera de comunicarnos entre nosotros, la forma en que accedemos a la información e incluso nuestra percepción del tiempo.

Los tiempos de respuestas instantáneos ya no son una conveniencia, sino la norma. Las plataformas de redes sociales y de mensajería como Snapchat, Facebook, Instagram o WhatsApp promueven cada vez más las interacciones en vivo. Queremos saber que está sucediendo ahora, en este mismo instante en la vida de tu celebridad favorita o de tu club de fútbol o tu compañero de clases con el que no has cruzado una palabra en más de 20 años.

Los noticieros de televisión y prensa escrita deben reinventarse y luchan a diario para mantener su relevancia. Cada vez es más común ver entrevistas en vivo realizadas por Skype. No nos molesta la calidad de imagen y sonido mientras estemos recibiendo la información en el preciso instante que ocurre. ¿Y qué tal si el entrevistado deja la puerta abierta y su hija entra bailando en televisión nacional? Presenciar el comienzo de un video viral te permite estar ahí en ese mismo momento y asumir autoría: “Yo lo vi primero”.

Podemos tener acceso a toda la información del mundo con solo sacar este pequeño dispositivo de nuestro bolsillo. Y he aquí el dilema. Al parecer buscar tu teléfono celular, sacarlo de tu cartera o bolsillo mirar la pantalla y desbloquearlo con tu clave personalizada o huella dactilar no resulta ser tan conveniente como lo era hace 5 años. ¿Podemos hacer dispositivos más pequeños? Si claro. También puedes ponerlo al alcance de tu muñeca. No solo eso. Estos dispositivos saben todo acerca del usuario, gustos, preferencias, rutinas y pueden darte información relevante durante tu día sin que tengas que pedirla.

Roberto Pasos, Gerente General de Aeropost Nicaragua, habla sobre la inmediatez de la era digital.

Leer también: Aeropost: Bastantes nicaragüenses cuentan con experiencia de comprar online

Esta es la nueva frontera y la carrera que tienen por delante el grupo de grandes corporaciones informáticas como Google, Apple, Amazon, Facebook y Microsoft. Estas y más empresas están apostando a la Inteligencia Artificial, invirtiendo billones de dólares en el estudio de reconocimiento de voz, grabación de movimiento, localización y comportamiento humano. Cada una de ellas han dado voz y nombre a sus asistentes digitales de manera que reconozcamos su existencia. Puedes preguntarle a Siri si lloverá mañana. Google puede decirte donde está la sucursal de banco más cercana y Alexa puede dictarte una receta de salsa boloñesa. Es tal el grado de avance de estos sistemas que puedes hacer preguntas triviales y muchas veces obtendrás respuestas graciosas o irónicas que te harán reír.

Es muy claro que los esfuerzos de innovación se están enfocando en esta área. A la par de servicios más inteligentes existe incertidumbre de cuál será el dispositivo más efectivo para interactuar con estos sistemas operativos. Es por eso que estamos viendo el crecimiento del mercado de “wearables”. Estos son dispositivos en forma de prendas de vestir, el fitbit, el Apple Watch, Samsung Gear. Ninguno ha dado en el blanco hasta ahora. Efectivamente se han vendido millones de estos equipos, sin embargo, aún representan un margen muy pequeño del mercado móvil mundial. Y su crecimiento estará limitado hasta que los sistemas de Inteligencia Artificial sean perfeccionados. Mientras tanto todas estas empresas tratan de descifrar que será su gran diferenciador.

¿Que hará de su dispositivo una herramienta lo suficientemente relevante para ser consumida masivamente? Después de todo ¿que tan practico puede ser ver un mapa en una pantalla de reloj? o revisar tu estado de cuenta bancario? ¿Tomar una foto con tus gafas? GPS? ¿Estamos listos para dejar nuestros teléfonos en nuestro bolsillo y acceder a la información a través de un par de audífonos inalámbricos? Apple quiere hacernos pensar que sí.

Todavía hay un gran camino por recorrer ya que la interacción humana es muy compleja. La comunicación del ser humano va más allá del lenguaje oral. La manera en que nos expresamos está definida circunstancialmente. Además, utilizamos expresión corporal y facial la cual puede variar según las costumbres de cada cultura. La Inteligencia Artificial actual aún no puede reconocer ironía o sarcasmo. Actualmente mi interacción con Siri consiste en pedirle que me recuerde comprar leche cuando salga de mi oficina o programar un evento en mi calendario. Muchas veces no me entiende y debo repetir el comando. Cuando ingreso a Amazon.com el sitio está personalizado según mi historial de búsqueda y compras. Adicionalmente Youtube y Netflix me dan sugerencias muy acertadas de series y películas en base a mis gustos y preferencias.

Así de cerca estamos de un mundo en que nuestros dispositivos personales interactúen con el mundo que nos rodea. Imagina llegar a tu hotel y al entrar al lobby, suena tu canción favorita, entras directo a tu habitación donde la puerta se abre y te da la bienvenida luego de que un sensor reconoce tu identidad a través de un lector de retina. La intensidad de las luces y temperatura del aire acondicionado se ajusta al de tu propio hogar.

Enciendes la televisión y continúas viendo la película que no lograste terminar en el avión. Luego una notificación en la pantalla te recuerda que debes dormir en 15 minutos si deseas descansar las 8 horas que acostumbras y estar listo para tu cita de la mañana siguiente. Todo esto ya es posible con la tecnología actual. Sin embargo, debemos preguntarnos ¿Si el mundo está personalizado para todas nuestras necesidades tendremos más tiempo para invertir en nuestras relaciones personales? ¿Estamos dispuestos a sacrificar la interacción humana para comunicarnos a través de algoritmos de respuestas preconcebidas?

*Roberto Pasos es Gerente General de Aeropost Nicaragua

1 COMENTARIO

Comments are closed.