8 Motivos para dar el salto de fe y estudiar en el extranjero

0

La formación académica ha trascendido las fronteras de las aulas de clases y las universidades nacionales, pues ya no basta simplemente con tener un título de pregrado para labrarse un futuro. Y es que el mundo laboral se ha vuelto cada vez más competitivo, los mercados se han globalizado, haciendo más exigentes las características de los perfiles profesionales que tendrán oportunidad de aplicar en las mejores empresas.

Miles de jóvenes de España y América Latina están en la búsqueda constante de un futuro mejor, porque el mundo en el que vivimos los ha preparado para darse cuenta de que la educación no termina cuando nos entregan un diploma y nos cuelgan la medalla; por el contrario, quienes están determinados a alcanzar el éxito en su vida profesional saben que debe haber una búsqueda constante de aprendizaje, aprovechando todos los recursos para tener un currículum digno no solo de calificar, sino de ser imposible de descartar.

No es extraño, por lo tanto, que las opciones de estudio en el extranjero sean las más viables cuando se planea aprender inglés. No hay que olvidar que manejar hábilmente un segundo idioma abre muchas puertas, sin importar lo que quieras hacer o las experiencias que llegues a vivir en los próximos años. Pero, si a ello le sumas una carrera o un posgrado en países de gran calidad de vida, como Australia, Nueva Zelanda o Canadá, sin lugar a dudas tendrás la fórmula perfecta para garantizar tu futuro profesional.

¿Por qué estudiar en el exterior?

Hacer una carrera en el exterior puede ser divertido, te ayudará a crecer a nivel personal y te preparará para el futuro; además, te ayudará a tomar decisiones importantes respecto a lo que quieres hacer, de qué vas a vivir y dónde lo harás. Al menos esto es lo que tienen en mente la mayoría de los bachilleres y jóvenes profesionales que aspiran a emigrar; y existen muchos motivos para tomar el riesgo. En este artículo te contamos algunas de las principales razones por las que las personas dan el salto de fe y estudian en el exterior.

  1. Quieren vivir una aventura. Puede parecer una noción romántica, pero no hay nada más emocionante que saber que conocerás un país diferente y no solo en calidad de turista. Estar en contacto con personas de otra cultura, trabar amistades y contemplar otros paisajes puede ser muy estimulante. Lo desconocido excita el cerebro, pero también amplía horizontes y te proporciona las herramientas que necesitas para estar preparado para la vida en todas sus facetas.
  2. Ser autosuficientes. Si eres joven y quieres alejarte un poco del control en casa, esta es una oportunidad que no puedes desperdiciar. Obtener la visa de residente, abrir una cuenta en el exterior y firmar un contrato de alquiler en una ciudad que aún no conoces del todo son cosas que debes hacer por tu cuenta cuando llegas a otro país. De este modo, se reduce la protección por parte de tus padres y te conviertes en el responsable de coger las riendas de tu vida, demostrar de qué estás hecho.
  3. Aprender otra lengua. Esta es la razón más común por la que las personas deciden vivir y estudiar en el extranjero. En la actualidad, todo currículum de calidad debe establecer que el postulante domina al menos un idioma diferente al nativo. Comunicarte en otra lengua es una experiencia catalizadora del aprendizaje y el crecimiento personal; y si estudias en países como Australia o Canadá, además de adquirir el acento, también tendrás mayor fluidez.
  4. Experimentar nuevas culturas. A pesar de que creas conocer su estilo de vida, por libros o películas, vivir en países de primer mundo es una experiencia inolvidable que te ayudará a comprender el modo de pensar de los naturales del país. Podrás esquiar en Canadá, bañarte en las playas paradisíacas de Australia o recorrer los hermosos paisajes de Nueva Zelanda. Es una manera de llevarte recuerdos hermosos contigo, pero también de entender y respetar sus normas.
  5. Adquirir conocimientos y desarrollar competencias. Quienes han estudiado en el extranjero están mejor preparados para emprender y tener éxito en sus proyectos, pues han aprendido valores importantes, como la flexibilidad, la gestión de recursos y cuentan con una capacidad de adaptación que otras personas no poseen.
  6. Un CV que impacta. Un periodista que cursa un posgrado en Sídney, un ingeniero que hace un semestre en Wellington o un economista que estudia inglés intensivo en Ottawa tendrán más posibilidades de aplicar para una oferta muy bien remunerada, que aquellos profesionales que se han quedado solo con un título de pregrado. Hay que tener en cuenta que las empresas buscan perfiles frescos, que aporten cosas nuevas, que estén preparados para enfrentar cualquier reto.
  7. Viajar. Ya lo habíamos mencionado antes, pero vale la pena hacerlo de nuevo, porque viajar tiene una importancia enorme para la formación de un profesional integral y de una persona preparada para la vida. Conocer nuevas ciudades, otras culturas, ennoblece el alma, es alimento para el espíritu y deja huella permanente, sobre todo si se planea vivir una temporada en otro país.
  8. Beneficios económicos. Sin importar si eres de América Latina o España y planeas estudiar en el extranjero, podrás ahorrar en moneda fuerte, planear tu futuro y prepararte para volver a tu país natal. Y tendrás muchas opciones para escoger tu próximo empleo ¡Las empresas serán quienes te busquen! No olvides que las compañías están a la caza constante de perfiles con experiencia comprobable y estudios que trascienden lo básico. Una persona como tú, que quiere enfrentarse a retos importantes, ha crecido y madurado debido a experiencias en el exterior, será candidata segura para un puesto importante en una corporación de prestigio.

Ahora que ya conoces los motivos para estudiar en el extranjero, esperamos este post te haya servido para tener claros tus propósitos y organizar tu viaje ¡Mucha suerte!