Piden a EE.UU. y México aumentar capacidad para atención de migrantes en albergues

0
El número de migrantes puestos a disposición de las autoridades mexicanas pasó de 6.000 en diciembre a 17.000 en marzo de este año

Ante el incremento de migrantes que atraviesan México en su camino a Estados Unidos y la insuficiencia de albergues, especialistas piden a los gobiernos de ambos países aumentar la capacidad de atención.

José Luis Manzo, coordinador de Atención Humanitaria de la Casa del Migrante Saltillo, señaló que se incrementó el número de personas en tránsito a las ciudades fronterizas.

“En contingencia, hemos recibido aproximadamente 1.000 o 1.500 personas, que se nos puede hacer como excesivo porque anteriormente es un rubro que no registramos en nuestro servicio”.

Juan Antonio del Monte Madrigal, co-coordinador del Observatorio de Legislación y Política Migratoria de El Colegio de la Frontera Norte, señaló que, si bien no se puede hablar de una crisis en la zona fronteriza, es necesario que se amplíe el número de albergues para a comunidad migrante y en particular para los niños.

“Y es una exigencia que debemos hacer tanto al gobierno de México como al de Estados Unidos, es preciso y necesario aumentar la capacidad de los centros de atención a migrantes, de los albergues tanto en México como Estados Unidos. En ciudades fronterizas, donde se encuentran con un muro las personas migrantes y los solicitantes de asilo, está colapsada la infraestructura de asistencia y es preciso aumentar esta capacidad”, agrega.

Ante las expectativas de una política migratoria más humana, con la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos, se ha incrementado el número de personas que va en busca del llamado sueño americano, lo que ha propiciado la saturación de algunos refugios en México.

Autoridades buscan ampliar la infraestructura sobre todo para la atención de menores no acompañados.

A esta situación se suma el campamento de migrantes que se han instalado en la ciudad de Tijuana en el cruce fronterizo de El Chaparral, donde cerca de dos mil personas se mantienen prácticamente en la calle a la espera de poder ingresar a Estados Unidos, se encuentran en condiciones riesgosas para su salud, en medio de la pandemia del COVID-19 y sin acceso a los servicios básicos.

El número de migrantes puestos a disposición de las autoridades mexicanas pasó de seis mil en diciembre a 17.000 hasta marzo de este año, lo que significa la presentación de más de 11.000 personas en los últimos tres meses, mientras que el número de menores se duplicó.