Amnistía Internacional pide a Curazao garantizar los derechos de los venezolanos

0
Se calcula que 17.000 venezolanos viven en situación migratoria irregular en esta isla caribeña frente a la costa de Venezuela, señala la organización
Barcos venezolanos permanece amarrados en un puerto de Willemstad, Curazao, el 24 de febrero de 2019.
200 años de salir adelante con optimismo

Amnistía Internacional (AI) pidió a las autoridades de Curazao que garanticen los derechos de los venezolanos, tras asegurar que les han sido violados en su búsqueda de protección internacional en este país.

Amnistía presentó este lunes un informe de casi 60 páginas titulado ‘Sin seguridad todavía: Niegan protección a personas venezolanas en Curazao’. La organización concluye que la situación de los venezolanos en la isla no ha mejorado desde que publicó un informe similar en 2018.

AI explica en un comunicado que documentaron unos 22 casos de venezolanos que han sufrido violaciones de derechos humanos como “detención automática en condiciones inhumanas, malos tratos, separación familiar y negación de su derecho a solicitar asilo”.

Además, indican que las autoridades neerlandesas han intensificado su cooperación con Curazao en materia de detección y deportación de migrantes irregulares.

“Es inaceptable que el Reino de los Países Bajos ayude a las autoridades de Curazao a arrestar, custodiar y deportar a gente que huye de Venezuela en busca de seguridad (…) las autoridades neerlandesas deberían garantizar a estas personas la protección internacional que necesitan”, indicó Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas, en el comunicado.

El texto señala que las condiciones en el conocido como “Cuartel de Extranjeros” siguen siendo “inhumanas” y los detenidos allí están sometidos a “privación sensorial, hacinamiento, encierro junto a personas convictas y falta de intimidad”.

“Personas venezolanas contaron a Amnistía Internacional que los guardias de la prisión les infligían trato inhumano y degradante, en forma de insultos y agresiones y también obligándolas a saltar como ranas sin la ropa puesta. En 2019, la policía disparó balas de goma contra un grupo de personas venezolanas que estaban en el cuartel”, explican.

Amnistía sostiene además que Curazao ha violado los derechos de niños y niñas venezolanos tras documentar ocho casos de menores bajo custodia junto a personas adultas en el “Cuartel de Extranjeros” y en centros para menores.

En ninguno de estos casos, afirman, las autoridades los reunieron con sus padres o permitieron que recibieran su visita. “Lo que hicieron fue deportarlos o programar su deportación sin el conocimiento y consentimiento de sus progenitores”.

La organización pide a las autoridades de Curazao que garanticen los derechos de los venezolanos creando un procedimiento de asilo que cumpla las normas internacionales, poner fin a la detención de menores y la separación de familias y recurrir a la detención como último recurso.