Una encuesta revela que casi la mitad de las jóvenes en China no piensan casarse

0
Tanto mujeres como hombres prefieren quedarse solteros y no tener hijos por múltiples razones, entre las que se destacan los retos económicos y profesionales
200 años de salir adelante con optimismo

El pasado viernes, el diario chino Guangming Daily publicó los resultados de una encuesta realizada por la Liga de la Juventud Comunista de China que revela la indisposición de los jóvenes que residen en ciudades a contraer matrimonio. De los casi 3.000 encuestados entre 18 y 26 años, el 44 % de las mujeres no planean contraer matrimonio frente a solo un 25 % de los hombres que piensan quedarse solteros.

Las razones para no casarse varían: el 34,5 % afirma que les «falta el tiempo y la energía», más del 60 % creen que es «difícil encontrar una pareja adecuada», mientras otros argumentan el costo de la ceremonia o los gastos que implica la crianza de los hijos. La tercera parte de los encuestados declaró que no cree en el matrimonio, mientras que el mismo porcentaje de los participantes confesaron no haberse enamorado nunca.

Los resultados son alarmantes para el Gobierno chino, que ha estado implementando nuevas políticas para fomentar la natalidad, ante la actual tasa de crecimiento demográfico: la más baja desde los años 50. Las autoridades ya han eliminado la regla de dos hijos y han autorizado a los matrimonios a tener tres niños. Además, se ha promulgado una ley que obliga a esperar 30 días a las parejas que quieren disolver el vínculo conyugal antes de que su solicitud sea aprobada, con el fin de detener los divorcios considerados ‘impulsivos’.

Sin embargo, las políticas del Gobierno pueden fracasar a pesar de todos sus esfuerzos. Según el reporte, el elevado costo de mantener a un niño junto con el estilo de vida llamado ‘DINK’ (‘double income no kids’ o ‘doble ingreso sin hijos’, en español), que se ha hecho popular entre las parejas del país asiático, les hace descartar la posibilidad de formar una familia con niños y, en su lugar, priorizar su crecimiento profesional.