Así convierten en una fuente de energía el «lago asesino» de Ruanda, que podría amenazar la vida de 2 millones de personas

0

Solo existen 3 de este tipo en el mundo: el Kivu y los lagos Nyos y Monoun, en el noroeste de Camerún, que experimentaron una erupción límnica en la década de 1980, acabando con la vida de más de 1.700 personas

Así convierten en una fuente de energía el "lago asesino" de Ruanda, que podría amenazar la vida de 2 millones de personas
Foto Simon Maina, AFP.
200 años de salir adelante con optimismo

En Ruanda y en la República Democrática del Congo muchos viven con miedo al potencial nocivo del lago Kivu, que podría amenazar la vida de millones de personas por su sobresaturación de gas en el agua, llegando a ser conocido entre los locales como el «lago asesino».

Según Francois Darchambeau, responsable medioambiental de KivuWatt, una compañía que extrae metano de las capas inferiores del lago Kivu para generar electricidad, no hay que fiarse de la belleza de las colinas verdes que se hunden en las aguas calmadas y silenciosas, el Kivu es «un lago asesino».

«El riesgo con este tipo de lago es tener una sobresaturación de gas en el agua y que eso provoque lo que nosotros llamamos una ‘erupción límnica'», explicó recientemente el experto a AFP. Esto es «una enorme explosión de gas, desde las aguas profundas hasta la superficie», añade, detallando un escenario catastrófico e imprevisible con olas y tsunamis, pero, sobre todo, una nube tóxica de CO2.

Solo existen tres lagos de este tipo en el mundo: el Kivu y los lagos Nyos y Monoun, en el noroeste de Camerún, que experimentaron una erupción límnica en la década de 1980, acabando con la vida de más de 1.700 personas.

Transformar esta amenaza en oportunidad

Miles de años de actividad volcánica han llevado a grandes cantidades de metano y dióxido de carbono a disolverse en las capas inferiores del Kivu. La apuesta de KivuWatt fue transformar esta amenaza en «oportunidad», bombeando el gas para convertirlo en electricidad. Al retirar poco a poco el metano, que crea la presión en el lago que puede provocar la erupción límnica, la compañía también reduce la amenaza. Sin embargo, alrededor del Kivu se extiende una región densamente poblada con 2 millones de personas que estarían «en peligro» si se produce la explosión, explica Darchambeau.

Pero en mayo, el miedo a una posible catástrofe se incrementó con la entrada en erupción del volcán Nyiragongo, situado al norte del lago. Los ingenieros de KivuWatt se plantearon la posibilidad de detener sus operaciones, algo que finalmente no ocurrió, ya que, según la empresa, hubiera tenido importantes consecuencias para Ruanda: KivuWatt, con su capacidad instalada de 26 megavatios (MW) inaugurada en el 2015, produce un 30% de la energía consumida anualmente en el país.

El tiempo que tarde KivuWatt u otras empresas en agotar estas vastas reservas de gas dependerá del ritmo de extracción, dijo Martin Schmid, investigador del Instituto Suizo de Investigación sobre el Agua y el Medio Ambiente. «Solo con KivuWatt se necesitarán, no sé, siglos para tener realmente una reducción de metano en el lago», agregó.