Reunión entre EEUU y China podría ser el preludio de unas mejores relaciones

0

Los encargados de Asuntos Exteriores de EEUU y China conversaron el Bali, Indonesia, el sábado pasado

El secreario de Estado de EEUU, Antony Blinken, a la derecha, estrecha la mano del ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, durante un encuentro entre ambos en Bali, Indonesia, el 9 de julio de 2022.
200 años de salir adelante con optimismo

Una reunión de cinco horas entre el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, y el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, allanó el camino para mejorar gradualmente las relaciones, aunque no se esperan cambios inmediatos aseguran analistas consultados por la Voz de América.

Wang y Blinken se reunieron el sábado en el foro del G-20 en Bali, Indonesia, su primer encuentro personal desde mayo, cuando Blinken dio a conocer la estrategia del presidente Joe Biden para competir con China.

Ambos intercambiaron puntos de vista en una serie de temas «preocupantes” para ambas superpotencias en los últimos cinco años.

Blinken y Wang se presionaron mutuamente en los temas de desacuerdo. Blinken lamentó que China se haya alineado con Rusia durante la guerra en Ucrania y Wang dijo que EEUU no debe cometer un “error garrafal” con Taiwán.

Esos temas, junto con el comercio, la actividad militar de China en el disputado mar de la China Meridional y la percepción de Washington de que existen problemas de derechos humanos en China, han enfriado las relaciones desde la presidencia de Donald Trump.

“Creo que Blinken está señalando con mucha claridad que no está satisfecho con las acciones de China en el mar de la China Meridional, como tampoco en el este de Asia y Taiwán”, dijo el lunes a la VOA Sean Su, un analista político independiente en Taiwán.

Según Su, “todo eso indica un continuado interés de EEUU en el área del este de Asia, y que no va a ceder mucho espacio para que la Sinoesfera expanda su poder”.

Los dos altos funcionarios no acordaron nada el sábado, pero el hecho de que se reunieran podría augurar un descongelamiento eventual de las relaciones, consideran algunos expertos.

Los dos gobiernos ahora están planeando una reunión virtual entre sus líderes tan pronto como a finales de julio.

«Yo no veo indicios de que las partes estén haciendo compromisos o concesiones serias, pero el diálogo es importante”, expresó Timothy Heath, investigador de defensa internacional de Rand Corp. «Es útil escuchar el mensaje de cada lado”.

Ambas partes confían en reducir las tensiones, dijo Heath, porque reconocen el papel del otro en la mejora de sus respectivas economías y de las del mundo. “Ninguna de las partes está dispuesta a una confrontación”, añadió.

Un alto funcionario del Departamento de Estado ha asegurado que la traducción simultánea durante el encuentro del sábado permitió discusiones más extensas, incluso intercambios en los temas de desacuerdo.

El próximo movimiento podría surgir de una tercera parte, sostiene Satu Limaye, vicepresidente del Centro Este-Oeste, en Hawái.

«Estoy observando para ver si la legislación para competir con China avanza y cómo los aliados y socios evalúan estas discusiones de alto nivel”, explico a la VOA Limaye.

Tomadas por si solas, concluye, “la reunión Blinken-Yi no ejerció cambios en las aquejadas relaciones entre Estados Unidos y China”.