Lo que se sabe sobre la muerte de una niña de 4 años en la que estarían vinculados militares mexicanos

0

La pequeña Heidi Mariana Pérez murió de un impacto de bala en la cabeza mientras se trasladaba en un vehículo, en medio de los disparos que habrían hecho soldados durante una persecución

Lo que se sabe sobre la muerte de una niña de 4 años en la que estarían vinculados militares mexicanos
Imagen ilustrativa
Spencer Platt / Gettyimages.ru
200 años de salir adelante con optimismo

Una niña de cuatro años murió tras recibir un impacto de bala en la cabeza mientras se trasladaba en un vehículo en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, en el estado mexicano de Tamaulipas. Los familiares señalan al Ejército como el supuesto responsable del deceso.

Heidi Mariana Pérez es el nombre de la menor que viajaba el pasado miércoles junto a Griselda Saavedra, de 43 años, y su hermano Kevin, de ocho. La pequeña había manifestado tener un dolor de estómago y por ello su cuidadora decidió llevarla al hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde la madre trabaja como enfermera, según informa Hoy Tamaulipas.

Saavedra relató al Mañana de Nuevo Laredo que mientras iban en su vehículo escuchó algo como «cohetes» y vio que «eran soldados que estaban disparando». En ese momento, decidió orillarse y sintió un dolor en su hombro derecho. «Fue cuando Kevin empezó a decirme que habían matado a su hermanita, me la pasó y vi que tenía un orificio en la cabeza», explicó.

Según dijo, «inmediatamente», e incluso saltándose semáforos y manejando en contravía, condujo hacia el hospital.

Una muerte instantánea

Cuando la víctima ingresó al centro médico no presentó signos vitales, según manifestaron los especialistas que la atendieron, por lo que se presume que el deceso fue instantáneo.

La madre de la menor, que labora en la institución de salud adonde fue llevada su hija, responsabilizó a los miembros del Ejército por la muerte de su pequeña, que cumpliría cinco años el próximo 5 de septiembre.

«No es posible, qué dolor tan grande, mi niña solo venía porque se sentía mal y me la mataron los soldados, aquí veo muchos casos de personas heridas, pero jamás pensé que me tocara recibir a mi hija con la cabeza destrozada por un balazo», dijo.

En unas imágenes del canal NMás, se observa a los familiares de Heidi a las afueras del cuartel militar Macario Zamora, en Nuevo Laredo, protestando y exigiendo un pronunciamiento oficial.

Una denuncia

El Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo A.C. denunció a través de un comunicado la muerte de la pequeña y responsabilizó de ella a elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En un texto dirigido al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, al Sedena y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) se relata cómo ocurrieron los hechos.

La abuela de la menor, Adriana Aracely Rodríguez Guerra, confirmó la versión dada por la cuidadora de la pequeña en el escrito.

Allí se afirma que los miembros del Ejército supuestamente perseguían a un vehículo y que habrían hecho disparos para lograr que se detuvieran, «sin importarles la presencia de otros conductores y vecinos ajenos a los hechos».

Según se asevera, tres vehículos militares estarían vinculados en los hechos: una unidad blindada y dos camionetas pick up, de los cuales se incluyeron sus números de matrícula.

No es la primera vez

La denuncia del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo recuerda que «esta no es la única ocasión» en la que miembros del Ejército «privan de la vida en forma arbitraria a menores de edad y adultos durante actos de persecución o enfrentamientos con civiles armados», recoge Sin Embargo.

Desde 2015, esa organización no gubernamental, que documenta y acompaña casos de violaciones graves a los derechos humanos, ha registrado la muerte de por lo menos 11 personas por las mismas razones, en esa localidad fronteriza.

Por ello, requirió una «investigación exhaustiva e inmediata» sobre la actuación del Ejército. Del mismo modo, pidió que se pongan a disposición de las autoridades a los militares y civiles que supuestamente estarían involucrados en la muerte de la niña.

El Comité también demandó que la CNDH admita la queja con carácter «urgente», que envíe personal de visitaduría, psicología y peritos de ese organismo a Nuevo Laredo y que emita medidas cautelares a los familiares de la víctima debido a que podrían ser objeto de amenazas o represalias.

Las medidas cautelares solicitadas también se piden para la población de esa ciudad fronteriza con EE.UU. debido a que «la presencia del Ejército mexicano en labores de apoyo a la seguridad pública no se ajusta al manual del uso de la fuerza de aplicación a las tres fuerzas armadas».