Vivian Pellas inspira a ser mejores personas, dice embajador de Taiwán al entregar premio

0
vivian-pellas
Foto R. Arévalo
200 años de salir adelante con optimismo

Ayer la señora Vivian Pellas recibió del embajador de la República de China (Taiwán) en Nicaragua, señor Rolando Jer-Ming Chuang, el Premio “ Amor Ferviente a la Vida”. El diplomático taiwanés entregó el reconocimiento de parte de la Fundación Chou Ta-Kuan, que es una ONG de Taiwán, creada e inspirada por el niño de 9 años Chou Ta-Kuan, quien supo enfrentar el dolor y de morir al año de tener cáncer rabdoide maligno con calma y valentía después de perder una pierna y escribir en uno de sus poemas diarios “Todavía tengo una pierna”, que sirve de inspiración y ánimo a los seres humanos.

Recordó el embajador de China (Taiwán) , Rolando Jer-Ming Chuang, que la visión de doña Vivian después del accidente con su ayuda a los niños quemados en Aproquen, luego de sufrir ella quemaduras en un accidente aéreo, la convierte en la primera mujer nicaragüense que recibe este honor de la Fundación Chou Ta –Kuan por su incansable e invaluable trabajo de forma gratuita en beneficio de los niños que sufren quemaduras.

9-2

Agregó el embajador Rolando Jer-Ming Chuang que la señora Vivian Pellas “nos inspira a ser mejores personas. Recordar eso para nosotros es significativo para darle el valor la vida”, dijo.

9-3

La señora Vivian Pellas llegó acompañada de su esposo el señor Carlos Pellas, su hija Vivian Fernández y otros familiares cercanos. Los diputados sandinistas Edwin Castro Rivera y José Figueroa del FSLN estuvieron en la ceremonia como invitados al igual que el señor Silvio Conrado del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE.

9-4

Vivian Pellas se disculpó ante el diplomático Rolando Jer-Ming Chuang por sus limitaciones para poder viajar hasta Taiwán a recibir el premio por la distancia, a pesar de que ella viaja en avión. Expresó sobre el premio otorgado que “la vida no tiene precio y está llena de amor por eso hay que valorar lo que tenemos sin salir de nuestro cuerpo como los ojos”, ejemplificó al recibir el reconocimiento de la Fundación Chou Ta- Kuan.

1 COMENTARIO