Conocí a Cantinflas y otros grandes en el González de Managua

1
200 años de salir adelante con optimismo

3

Recuerdos del director de LA JORNADA, Raúl Arévalo Alemán, del ahora extinto Cine González, que terminó sus días tras un voraz incendio

La estructura de años de lo que fue el cine González de Managua ya no será realidad. Quedará en el olvido cuando el último vestigio de sus paredes serán derrumbadas para siempre. Antes que pase vale la pena recordar algunas anécdotas de ese edificio donde llegaron artistas conocidos de la farándula mundial y nacional.

Era referencia del boom del cine mundial

No sé exactamente cuando fue construido el González a secas pero fue referencia de una idea muy interesante y ambiciosa de esa familia, originaria de Carazo, que expandió sus inversiones en cines por varios lugares de Nicaragua, en Centroamérica, en la época del boom de los espectáculos cinematográficos.

El portero Rojas me dejaba entrar sin pagar

Recuerdo cuando estaba pequeño de unos 12 años. Me gustaba mirar en la entrada del cine a los que pagaban en la taquilla para ver las funciones. En ese centro de diversión el ambiente era muy alegre cuando presentaban las películas de estrenos como Ben –Hur, Los Diez Mandamientos, y, otras producciones cinematográficas de gran renombre. En un descuido de los supervisores del González, el señor portero del cine de apellido Rojas, me hacía señas para que yo entrara a ver las funciones de los matinée, fiesta infantil, cine matutino, que se iniciaban a las 10 de la mañana todos los Domingos.

Cuando había funciones de gala por la noche, el señor Rojas me hacía pasar con todos los honores, como si yo estuviera pagando las entradas cuyos precios eran propios del mejor cine de lujo de ese tiempo. Inclusive me dejaba entrar con mis hermanos.

En el González actuó Cantinflas en persona

En una ocasión llegó el comediante mexicano y de América Latina “Cantinflas”, Mario Moreno. Lo tuve a pocos metros de mi persona y lo vi actuar en las primeras butacas de lujo del ahora desaparecido cine González. Su figura era igual cuando actuaba y daba risa verlo ya que estaba hablando en serio pero más bien parecía que estaba actuando. Yo diría que Mario Moreno, Cantinflas, nunca pudo retirarse de los escenarios, ya que su actuar no hacía diferencias entre lo que era lo artístico, que te provocaba risas inducidas, que siempre te hacían estallar en risas, aunque no estuviera actuando.

Daba risas ver a Cantinflas actuando y no actuando pero era de mal carácter, afirman. Si Cantinflas fumaba daba risa, cuando hablaba te hacía sonreír, si estaba en silencio reías. Era una referencia de la risa y la risa hasta nunca terminar. Por eso su actuación fue siempre natural y sus efectos en los otros seres humanos para hacernos reír y reír.

El personaje me parece, que en la vida privada y pública, daban constantemente ganas de reír. Nació para hacernos reír, aunque algunos afirman, ahora que ya murió hace más de 23 años, que en la relación interpersonal fue un fracaso porque se llevaba muy mal con los próximos, en la cual parecía que buscaba tener siempre la razón, fuente de fracaso de las mejores armonías. Daba la apariencia de ser siempre alegre y causante de risas pero en la realidad cercana, entre los que estaban en su cercanía, era de otro semblante y características.

Rocío Durcal con una pequeña mini-minifalda

También estuve en la presentación artística de la españolita Rocío Durcal que andaba vestida de con una yo diría mini, mini- minifalda, cortísima que nunca había visto en mi vida. Ella mostraba sus atributos con sus hermosas y blancas piernas. Tenía Rocío Durcal tal vez en 1966, cuando ella vino a Nicaragua, 17 años de edad. Era escoltada por tres policías regordetes que desentonaban con la delgadez de su figura, en aquellos jeep vetustos que se usaban en las finca pero que servían de medios de transporte de la policía.

Las condiciones en que era transportada Rocío Durcal facilitó a sus admiradores poder saludar y lograr un autógrafo que nunca conseguí , tal vez por el aire de admiración que ella causó en mi al verla de cerca , en persona y con cortísima mini-mini falda que despertaba perplejidad en mi actuar.

Monna Bell la del Telegrama y la Tómbola estuvieron en el González

De todos modos, fueron experiencias interesantes. También yo miré actuar a la ahora desaparecida artista y excelente cantante Chilena , residente en México donde falleció , la famosa Monna Bell en 1966 , quien interpretó en el González “El Telegrama”, Lupe, Lupita, La Montaña, La Tómbola y otras canciones de esa época. Su voz era de tono bellísimo.

Se presentaron Los Rockets

El cine González fue también escenario de presentaciones de artistas nicaragüenses como el conjunto de Rock Los Rockets de Ricardo Palma y Paladino que dieron mucho que hablar en los años 1966 en adelante. Ahí se presentaron también espectáculos diversos con artistas y circenses nacionales.

Lugar de enfrentamiento entre ayudante de Somoza y Pedro J. Chamorro

Hay una anécdota que la tengo muy clara en mis recuerdos. Las noticias que circularon por ese tiempo y escuché en la Managua pueblerina y fueron transmitidas por la radio y publicadas en los diarios. Se decía que estaba haciendo fila en el año 1965, para entrar a una función de cine en el González, el doctor Pedro J. Chamorro, Héroe Nacional y director de La Prensa. Detrás de su persona estaba el coronel Óscar Morales Sotomayor, quien era ayudante del depuesto dictador y jefe de la Guardia Nacional, Anastasio Somoza Debayle. El coronel somocista Óscar Morales Sotomayor, estuvo provocando al doctor Chamorro con palabras fuera de tono, hasta que la paciencia del periodista rebasó los límites y lo retó a los golpes al militar somocista.

“Moralitos” fue llevado a concejo de guerra por asesinato de David Tejada

El coronel Óscar Morales Sotomayor, a quien le decían “moralitos”, se fue rápidamente del lugar. “Moralitos” era objeto de constantes críticas de parte del Diario La Prensa del doctor Pedro J. Chamorro y era conocido por sus actitudes prepotentes por las cercanías al poder con el dictador Anastasio Somoza Debayle. “Moralitos” fue acusado en el año 1968 de estar comprometido en el crimen del ex- teniente de la Guardia Nacional, David Tejada Peralta y de las torturas a las que fue sometido René Tejada Peralta. Eso ocurrió en el año 1968. Se recuerda que el famoso “Moralitos” se vio envuelto en la muerte violenta del médico Fernando Cedeño, quien fue testigo de pruebas en contra del otrora hombre fuerte de Somoza , cuando confirmó los daños sufridos por los hermanos Tejada Peralta por las torturas aplicadas por el coronel Óscar Morales Sotomayor.

El Cine González referencia y punto de encuentro de personajes

El cine González fue objeto de visita de personajes de todos los niveles sociales y políticos de la época de los 50 en adelante. Llegaba de repente el Jefe de la Guardia Nacional, y depuesto dictador Anastasio Somoza Debayle, con una caravana de vehículos militares a mirar alguna función cinematográfica. Así se veían en ese lugar a personajes de la vida social de Nicaragua que se concentraban en lo que fue el Cine González, que pasará a partir de que anuncien su derribo, sólo una referencia de lo que fue la vieja Managua.

La sala de espectáculos aguantó los cambios viales y estructuras nuevas surgidas después del terremoto del 23 de diciembre de 1972, con la aparición de los nuevos escenarios y edificios construidos después de la Revolución Sandinista de 1979, y, novedades que se observan en esos lugares, en los cuales son destacadas las figuras revolucionarias de la historia de Nicaragua.

1 COMENTARIO

Comments are closed.