Zelaya afirma que Washington patrocina fraude en Honduras

0
200 años de salir adelante con optimismo

Tegucigalpa – El coordinador general de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, el expresidente Manuel Zelaya, afirmó que el Departamento de Estado de Estados Unidos patrocina el fraude electoral en Honduras.

En una carta pública al pueblo norteamericano, Zelaya sostiene que ese patrocinio en favor de la dictadura mantiene a los hondureños en las calles.

Movilizaciones y protestas que, denuncia, el gobierno del actual presidente, Juan Orlando Hernández, reprime salvajemente dejando hasta la fecha un saldo de más de 34 jóvenes asesinados y cientos de detenidos y criminalizados.

‘Nuestra solidaridad y reconocimiento al pueblo norteamericano, con quien compartimos mucho más que los mezquinos intereses de unos cuantos usureros, que tienen por oficio comprar nuestros gobernantes’, añade.

Asimismo expresa que los hondureños quieren vivir en paz, con justicia y en democracia y desea tener buenas relaciones con Estados Unidos pero con respeto y reciprocidad. En la carta, Zelaya manifiesta que Honduras, un pueblo digno, ha tenido el infortunio de tener una clase dominante carente de principios éticos, y acostumbrada a ponerse de rodillas frente a las grandes transnacionales norteamericanas, condenando al país al atraso y a la extrema pobreza.

‘Dictaduras oprobiosas nos han gobernado y bajo la premisa que un forajido cs bueno para nosotros si sirve bien los intereses transnacionales, han gozado del apoyo norteamericano’, puntualiza.

A su vez, Zelaya indica que se ha llegado al extremo de que el país sea tratado como una colonia de tercera categoría, en la cual ni siquiera Estados Unido necesita nombrar un embajador.

‘Aquí han instaurado una dictadura con el señor Hernández, quien cumple las funciones de gobernador de provincia, pusilánime y obediente con las transnacionales pero un tirano que induce el terror y oprime al pueblo’, alerta.

En ese sentido, refiere que incluso un sector de la empresa privada también puede dar testimonio por todas las confiscatorias cargas impositivas y la persecución de la que han sido víctimas.

Por otro lado, Zelaya señala que al pueblo norteamericano le han vendido la idea de que su gobierno defiende la democracia, la transparencia, las libertades públicas y los derechos humanos en Honduras.

Pero, advierte, el Departamento de Estado y Heide Fulton, encargada de negocios con funciones de embajadora, están avalando un descarado fraude electoral en favor de Hernández, quien -acota- ha sido un reincidente violador de la Constitución de la República y de los derechos humanos.

‘Es confeso en el escandaloso saqueo de 350 millones de dólares del Seguro Social y mientras a ustedes (al pueblo estadounidense) les mienten sin empacho, que combaten los carteles de la droga, han destruido el Estado de Derecho controlando los magistrados de la Corte Suprema de Justicia’, agrega.

Igualmente subraya que los estadounidenses tienen derecho a saber que en Honduras los impuestos que pagan son usados para financiar, entrenar y dirigir organismos opresores del pueblo como las Fuerzas Armadas y la cúpula de la Policía.

Según Zelaya se ha comprobado que esos cuerpos uniformados dirigen escuadrones de la muerte (tipo plan Colombia), además de estar profundamente contaminados con los carteles de la droga.

‘Pueblo norteamericano, el inmoral apoyo de su gobierno tiene tan doble mero que durante ocho años consecutivos han descalificado el régimen de Hernández para obtener ayuda de la Cuenta del Milenio, por ser un gobierno corrupto, aplazado en todos los indicadores de transparencia’, enfatiza.

Con todos estos antecedentes, el pueblo hondureño se pregunta. ¿Por qué el gobierno de los Estados Unidos se dispone a reconocer como gobernante legítimo, a un hombre contra el que el pueblo hondureño votó en las urnas y anhela su salida inmediata de la Presidencia?, apostilla.

Frente a ello Zelaya pide a los estadounidenses que informen estas verdades y develen la gran farsa que les venden de apoyo a la democracia, las libertades públicas, los derechos humanos y la justicia.

Exijan a sus representantes, exhorta, que cesen de inmediato su complicidad con el escandaloso fraude electoral contra el pueblo de Honduras, que reclama en las calles su victoria legítima obtenida en las urnas a favor de la Alianza y Salvador Nasralla, candidato presidencial de esa fuerza política.

Nosotros podemos vivir con nuestras diatribas y conflictos, buscando las soluciones pacíficas como pueblo soberano, pero la intervención del gobierno de Estados Unidos a favor de la dictadura solo contribuye a profundizar más nuestras diferencias, recalca.