10 víctimas mortales en Granada y Masaya tras ataque: ANPDH

0

En ambos departamentos existen muchas personas heridas que no han recibido el debido tratamiento hospitalario, puesto que los hospitales locales fueron intervenidos

200 años de salir adelante con optimismo

Ayer en horas de la mañana, los municipios de Diriá y Diriomo, en Granada, y Niquinohomo y Masaya, recibieron ataques armados por hombres paramilitares y policías, estos ejecutaban la operación limpieza.

Fue sangrienta, al dejar como resultado al menos 10 personas que perdieron la vida, entre las víctimas hay una niña de 10 añitos y un menor de apenas 13, informó el Secretario Ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.

«Hay dos muertos en Diriá, dos en Masaya y uno en Catarina», dijo Leiva. Entre los 10 muertos, seis son civiles (incluidos dos menores de edad) y cuatro son policías, dijo el reporte de la ANPDH.

En el barrio Camilo Ortega, de la ciudad de Masaya, los enfrentamientos dejan seis víctimas mortales, cuatro de estos son policías antimotines, detalla la ANPDH.

La Policía Nacional todavía no ha confirmado la muerte de cuatro de sus agentes.

Detalla de las víctimas mortales

En Diriá, municipio del departamento de Granada, las llamadas «fuerzas combinadas» extrajeron a la fuerza de sus casas a Almer Morales y Allan Morales (padre e hijo) y los ejecutaron, continuó el activista de la ANPDH.

Mientras, otras dos personas perdieron la vida en el municipio de Catarina (Masaya), incluida una niña de 10 años que recibió un disparo y muere después por falta de atención médica, agregó.

La ANPDH además confirmó «múltiples» heridos, sin detallar, y once paramilitares que fueron retenidos por la población civil.

Asimismo, denunció que la policía y los parapolicías se tomaron a la fuerza el centro hospitalario departamental Masaya y rechazan la atención a las víctimas.

Además, que tienen sitiado Masaya por lo que no existe un «canal humanitario de evacuación» para llevar a los heridos a Managua, que se encuentra a 28 kilómetro de distancia. «No hay forma de entrar a la ciudad y aquí se trata de salvar vida, porque estamos bajo fuego», concluyó a llantos.