Nueva Zelanda aprueba marco regulatorio para los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado

0
200 años de salir adelante con optimismo

Considerado uno de los pioneros en acoger a los nuevos dispositivos como alternativa poderosa frente al tabaco, Nueva Zelanda se arriesga y apuesta a favor del cigarrillo electrónico con la inclusión de éstos en un marco normativo que regula su uso y consumo.

En Nueva Zelanda son aproximadamente medio millón de personas las que fuman, de una población total de 4,9 millones; siendo los cigarrillos la causa de una de cada cuatro muertes por cáncer.

En ese sentido, la meta de esta nación es alcanzar un país libre de humo para el 2025, que se refleja en que solo el 5% o menos de la población adulta fumen, aprobando un nuevo marco regulatorio diferenciado para los vapeadores, cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado.

Esta regulación pretende apoyar a los fumadores adultos que no pretenden dejar de fumar para que se cambien a alternativas de riesgo reducido, al tiempo que evita la iniciación de los no fumadores.

Esta regulación diferenciada es un hito en términos de educación para los fumadores, además que sigue manifestando su preocupación por evitar y prevenir la iniciación en los jóvenes, El resultado es que la regulación diferenciada se combina con controles estrictos en todas las categorías de productos relacionados al tabaco y sistemas electrónicos.

La anterior Ley de Ambientes Libres de Humo de 1990 se ha revisado para articular una estrategia dual que ha permitido, por un lado, abordar la puesta a disposición de cigarrillos electrónicos entre aquellas personas que quieran dejar de fumar y, por otro lado, prohibir su venta dirigida a los no fumadores, especialmente a los jóvenes.

La nueva ley seguirá prohibiendo la publicidad comercial; sin embargo, el país está invirtiendo significativamente en campañas de salud pública para proporcionar información precisa sobre las alternativas. La intención de la legislación es alejar a los fumadores de los productos combustibles (cigarrillos), la nueva ley permite que en las tiendas minoristas o en el comercio en línea se incluyan avisos con frases como: “Sustituir completamente su cigarrillo por un vapeador reducirá los daños a su salud” o “Si fuma, cambiar por completo su cigarrillo por el vapeo es una opción mucho menos dañina”.

Por su parte, el Departamento de Salud Pública de la Universidad de Otago, en Wellington, aseguró en una investigación publicada a principios de año que, entre 2016 y 2018, el uso de los cigarrillos electrónicos había aumentado entre las personas que dejaron de fumar. Concretamente, un 78% de los usuarios emplearon el cigarrillo electrónico para cesar en su adicción al tabaco.

Los participantes de este estudio, seleccionados a partir de la Encuesta de Salud de Nueva Zelanda, son un muestreo representativo a nivel nacional que sirvió para conocer de primera mano su comportamiento ligado al vapeo, la percepción que mantienen sobre el mismo y cuáles son los motivos de su uso. Como parte del proyecto de Evaluación Internacional de Políticas de Control del Tabaco (ITC), la encuesta señaló que los principales consumidores del cigarrillo electrónicos son principalmente jóvenes, de 18 a 24 años, que han dejado de fumar recientemente.

El propio Ministerio de Salud neozelandés, junto a la Agencia para la Promoción de la Salud (HPA), pusieron en marcha Vaping Facts, un portal que detalla a golpe de evidencia científica cómo el cigarrillo electrónico contribuye a la reducción del daño por tabaquismo.

Aspectos específicos del marco regulatorio neozelandés

— En un esfuerzo por prevenir la iniciación de los jóvenes y, al mismo tiempo, proporcionar a los fumadores adultos el acceso a sabores que pueden fomentar el cambio, Nueva Zelanda ha introducido un modelo de venta al por menor de dos niveles que limita el acceso a los sabores más allá del tabaco, la menta y el mentol a los canales de venta al por menor especializados, con licencia y restringidos por edad.

— Nueva Zelanda es el primer país que suprime las advertencias sanitarias gráficas y el empaquetado estandarizado de los productos de tabaco calentado (HTP). Además, ahora diferencia el contenido de las advertencias de texto para los HTP en comparación con los cigarrillos.

— El modelo de venta al por menor de Nueva Zelanda pretende limitar el acceso de los jóvenes sin discriminar las ventas en línea. Tanto los productos de vapeo como los de tabaco calentado pueden pedirse por Internet, y la ley exige que los minoristas sólo vendan y suministren estos productos a clientes mayores de 18 años.

— Nueva Zelanda ha rechazado clara y explícitamente la postura de la OMS de que los dispositivos deben considerarse un producto de tabaco y regularse igual que los cigarrillos. La ley establece que “un producto de vapeo que contiene tabaco no es un producto de tabaco».

Nueva Zelanda se convierte en un punto de referencia para otros países y gobiernos, que pretende apoyar a los fumadores adultos que no dejan de fumar para que se cambien, al tiempo que evita la iniciación de los no fumadores.