Revelan que a casi el 70 % de millonarios les preocupa dejar demasiada herencia a sus hijos

0
Algunas de las razones son el temor a que los recursos se «usen de manera irresponsable» o que fomenten la vagancia en los beneficiarios, así como su falta de preparación
200 años de salir adelante con optimismo

No solo los ultraricos y famosos se enfrentan al dilema de cómo repartir su fortuna después de su muerte, sino que aproximadamente el 70 % de los millonarios en general están cada vez más preocupados por la cantidad de herencia que dejarán a sus hijos, según reveló una reciente encuesta de la firma estadounidense de asesoría The Motley Fool.

Para la investigación, el equipo preguntó a 2.000 personas de alto patrimonio neto, cuya riqueza supera el millón de dólares, sobre sus posturas respecto a las herencias.

El estudio reveló que el 76 % de millonarios planea dejar una herencia, pero al 67 % de los encuestados (dos tercios) les preocupa dejar una fortuna demasiado grande a sus familiares.

Entre las principales razones se encuentra el temor a que los recursos se «usen de manera irresponsable» o que fomenten la vagancia en los herederos. Otro gran porcentaje también mencionó que los beneficiarios podrían no estar preparados para gestionar una gran herencia.

La investigación también encontró que el 68 % de las personas de alto patrimonio neto planean hacer que el acceso a la herencia que dejan dependa del cumplimiento de ciertas condiciones específicas. El analista de la firma, Jack Caporal, explicó a CNBC que los millonarios buscan tomar medidas para incentivar a sus sucesores a retomar valores «como el trabajo duro, tener un buen desempeño en la escuela y forjar una buena trayectoria profesional».

Por otro lado, dos tercios de los encuestados afirmaron que planea dejar parte de su patrimonio a causas benéficas. Además, la mayoría de los millonarios también consideran de suma importancia el tema de impuestos al momento de planificar la distribución de su riqueza, por ejemplo, para obtener beneficios fiscales en EE.UU. suelen usar fideicomisos que transfieren activos a sus nietos.