«Es lamentable que se haya derechizado»: Las críticas de López Obrador a la UNAM que provocan una fuerte polémica en México

0
La oposición lamentó que el presidente denueste a una de las universidades públicas más importantes del mundo
200 años de salir adelante con optimismo

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, desató una nueva polémica al asegurar que la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la institución educativa más importante del país, no estuvo a la altura de las circunstancias para combatir al neoliberalismo.

«No solo la UNAM, todas las universidades fueron sometidas por el pensamiento neoliberal. Es lamentable que la UNAM se haya derechizado, como sucedió en los últimos tiempos», afirmó este viernes al criticar por segundo día consecutivo a una universidad pública fundada en 1910 y que goza de un añejo prestigio nacional y internacional.

Por ejemplo, recordó, el exrector José Narro Robles aceptó ser el secretario de Salud durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018) y desde ese cargo definió de manera ofensiva a los jóvenes que no estudiaban ni trabajaban como ‘ninis’, además de que aceptó ser delegado del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

«Estamos hablando del rector. Claro, no todos los maestros afortunadamente están así, pero ¿dónde están los economistas de la UNAM que defienden un modelo alternativo al neoliberal? Se quedaron callados, los silenciaron», denunció el presidente al advertir que la institución requiere una sacudida.

«Es una gran universidad, pero no estuvieron a la altura de las circunstancias. La crítica al neoliberalismo no surgió de la UNAM. De todas las atrocidades que se cometieron durante el periodo neoliberal, el saqueo más grande del país, el saqueo más grande en la historia de México, y que la universidad no haya jugado un papel fundamental, determinante», lamentó.

Por el contrario, afirmó, muchos académicos e intelectuales de la UNAM se dedicaron a legitimar las privatizaciones porque el expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) los cooptó «casi a todos».

Una prueba de esta debacle, aseguró, fue que el movimiento estudiantil ‘Yo soy 132’ surgió en 2012 en la Universidad Iberoamericana, que es privada y una de las más caras del país.

«¿Dónde estaba la UNAM? ¿Quién era rector entonces? Narro. Entonces que no se enojen. Qué bueno que hay polémica sobre esto, porque ni modo que vamos a caer en la autocomplacencia», dijo.

Repudio

El presidente reveló que a él le ha costado sumar más economistas y abogados de la UNAM al Gobierno debido a su adhesión neoliberal.

«No hay, están en los despachos. Hay que polemizar también sobre esto y pues no actúo yo de mala fe, que la prensa vendida o alquilada use esto para decir que ahora estoy en contra de la UNAM, tengo mi conciencia tranquila», señaló.

La controversia comenzó la víspera, ya que durante su conferencia de prensa López Obrador afirmó que la UNAM se volvió individualista, defensora de proyectos neoliberales y perdió su esencia de formación de cuadros, de profesionales para servir al pueblo.

«Ya no hay los economistas de antes, los sociólogos, los politólogos, los abogados, ya no hay derecho constitucional, ya el derecho agrario es historia, el derecho laboral, todo es mercantil, civil, penal, todo es esto», acusó.

La oposición partidaria y mediática y parte de la comunidad de la UNAM repudió de inmediato los señalamientos de López Obrador, al recordar que es una de las instituciones mejor valoradas del país porque garantiza la pluralidad y ofrece educación de calidad gratuita, además de que está reconocida como una de las universidades con mayor prestigio a nivel internacional.

Además, contrario a lo que afirma el presidente, la UNAM ha jugado un papel determinante al sumarse a los debates y activismos de episodios centrales del devenir del país, desde el movimiento zapatista a las víctimas de la guerra contra el narcotráfico. Incluso ha albergado algunos de los actos de campaña más relevantes de los candidatos de izquierda, como los del tres veces candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas.

También ha protagonizado sus propias luchas, como la resistencia al intento de privatización que hubo en 1999 y que derivó en una histórica huelga de nueve meses y que se convirtió en uno de los movimientos estudiantiles más importantes de México.