«El organismo único más grande de la Tierra» está siendo gradualmente devorado, advierte un científico

0
Una de las amenazas más preocupantes para la colonia clonal Pando es el sobrepastoreo de ciervos y alces, que han multiplicado sus poblaciones a raíz de la reducción de sus depredadores naturales
200 años de salir adelante con optimismo

Richard Elton Walton, investigador asociado posdoctoral de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), advirtió en un artículo, publicado en The Conversation, que el mayor organismo del planeta, una colonia clonal que surgió de un álamo en el estado de Utah (EE.UU.), está en riesgo de desaparición.

La colonia, conocida bajo el nombre de Pando, representa un sistema interconectado de 47.000 troncos «genéticamente idénticos» y pesa alrededor de 6 millones de toneladas, por lo que, según Walton, es el «organismo único más grande de la Tierra» de acuerdo con su peso.

Si bien la mayoría de estos troncos viven durante unos 130 años, gracias a la renovación continua del sistema, Pando ha existido durante miles de años y potencialmente surgió hace hasta 14.000 años. «Su longevidad y lejanía significan que el ecosistema entero de 68 especies de plantas y muchos animales han evolucionado y recibieron apoyo bajo su sombra», escribe el científico.

Amenaza interna

Según Walton, a pesar de que la inmensa colonia clonal no está siendo amenazada por los humanos, actualmente se enfrenta a otros retos que la ponen en peligro de desaparecer.

Una de las amenazas más preocupantes, subraya el autor, es el sobrepastoreo de ciervos y alces, cuyas poblaciones se han multiplicado a causa de la reducción del número de sus depredadores naturales, como lobos y pumas. Según explica el científico, los cérvidos se comen las partes superiores de los troncos que empiezan a formarse, causando como consecuencia su muerte. Esto, a su vez, hace que se frene la renovación natural del sistema.

La falta de crecimiento de nuevos troncos pone en cuestión su efecto a largo plazo en el ecosistema de la colonia del álamo, debilitada asimismo por las enfermedades causadas por hongos y la mancha foliar.

Cambios rápidos en las condiciones climáticas

Mientras, el cambio climático también afecta el crecimiento del organismo, ya que amenaza su tamaño y ciclo vital.

«Con más competencia por unos recursos hídricos cada vez más escasos […], unas temperaturas que se espera que continúen elevándose a niveles récord en verano y la amenaza de incendios forestales más intensos, Pando seguramente tendrá dificultades para adaptarse a estas condiciones, que cambian rápidamente, preservando al mismo tiempo su tamaño», escribe Walton.

Pese a estas abrumadoras amenazas, el científico se muestra optimista respecto al futuro de Pando, que ya sobrevivió en el pasado a otros cambios rápidos en el medioambiente.

«Pese a todas los motivos de preocupación, hay esperanza mientras los científicos nos ayuden a descubrir los secretos de la resiliencia de Pando, mientras que los grupos ecologistas y el Servicio Forestal de EE.UU. trabajen para proteger este árbol y su ecosistema asociado», concluye.