Ortega sobre la Cumbre de las Américas: “No nos interesa ir»

0

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega compareció en un acto público el miércoles por la noche, donde criticó la celebración de la Cumbre de las Américas y exaltó a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)

Ana Quirós: Ortega afirma que no le importa la decisión de EEUU pero manda a su hijo como mendigo a pedir que quiten las sanciones
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, encabezan una manifestación en Managua, el 5 de septiembre de 2018. (AP Photo/Alfredo Zuniga, File)
200 años de salir adelante con optimismo

El presidente izquierdista Daniel Ortega criticó el miércoles la próxima cumbre de la Cumbre de las Américas, que tendrá luegar en junio en Los Ángeles, California, en medio de una fuerte polarización en la región, según los expertos.

En un evento público en honor al héroe nacional Augusto C. Sandino, Ortega se refirió a la polémica reciente acerca de la participación o no de países como Nicaragua, Cuba y Venezuela.

“Pareciera que ahí hay un rey y que él decide cuándo nos reunimos y cuándo no nos reunimos, y que el rey decide a quién invita y a quién no invita, a sus conspiraciones”, dijo Ortega en alusión al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien ha impuesto sanciones al círculo cercano del mandatario nicaragüense.

«Es una vergüenza lo que están haciendo los gobernantes yankees con esta cumbre, que llaman Cumbre de las Américas. Tenemos que hacernos respetar, no le podemos estar pidiendo al yankee, o rogándole, que queremos ir a su cumbre. A nosotros no nos estimula su cumbre”, dijo Ortega.

También se mostró agradecido con los países como Chile, Honduras y México que solicitaron que Managua no fuese excluida del foro aunque finalmente insultó la convocatoria.

Propone unificar la CELAC

Mientras criticaba al foro, Ortega aprovechó para afirmar su afinidad a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), conformada por 32 países en los cuales no se encuentran Estados Unidos y Canadá.

“Esa cumbre no enaltece a nadie, más bien ensucia, embarra, tenemos que defendernos (…) para que nos respeten, no olvidarnos que tenemos la CELAC, que tenemos un instrumento poderoso”, indicó.

“Vendrán los que quieran venir, igual a los Estados Unidos, igual a Canadá, nosotros estamos desde la CELAC a invitarlos, pero no es que ellos van a empezar a decirle a la CELAC no podemos ir porque ahí están tales y tales países, entonces en qué mundo estamos, es una vergüenza realmente el espectáculo que están dando los gobernantes yanquis con esta famosa cumbre que la llaman la Cumbre de la Américas”.

Las gestiones diplomáticas de EEUU

Una delegación de funcionarios de alto rango estadounidense se reunió el miércoles en México con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en medio de la polémica por la asistencia y preparativos de la cumbre.

«El diálogo es muy bueno y estimo que la reunión fue positiva», dijo poco después del encuentro, el ministro de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard en un video publicado vía Twitter.

En la reunión participaron el embajador de EEUU en México, Ken Salazar y Christopher Dodd, asesor especial del presidente Joe Biden para la cumbre.

El encuentro tuvo lugar tras la protesta de México por las polémicas indicaciones de Washington acerca de que dejaría fuera del foro a las representaciones de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Estados Unidos ha dicho que la medida responde a que estos países “no respetan la Carta Democrática de las Américas”.

La Casa Blanca informó el miércoles que no ha terminado de confeccionar la lista de invitados a la cumbre, según dijo la nueva portavoz, Karine Jean-Pierre a preguntas de los reporteros en la rueda de prensa.

Discurso “para motivar a masas”

Tras concluir su discurso, opositores al presidente Ortega analizaron su postura sobre la Cumbre de las Américas y concluyeron por separado que fue un mensaje “de doble moral” con el fin de motivar a sus seguidores.

“La dictadura una vez más expresa rechazo público al ‘imperio’ para después intentar desesperados arreglos silenciosos y privados. No me sorprende. El mensaje es para motivar a una masa cada vez más descontenta, dividida y sedienta de promesas huecas”, dijo en Twitter el exdiplomático de Nicaragua en la OEA, Arturo McFields.

En entrevista pasada con la VOA, McFields dijo que dentro del gobierno del presidente Ortega habían funcionarios como él, que están “inconformes” con decisiones del mandatario, pero afirmó que por temor, muchos prefieren callar.

Por su parte la activista opositora nicaragüense, Ana Quirós, expresó a la VOA vía telefónica que aunque por un lado expresa un rostro duro y al que le importa poco la exclusión, en la práctica “ha buscado acuerdos con Estados Unidos usando a su hijo Laureano”.

“Dice que no le importa la decisión de EEUU pero manda a su hijo como mendigo pidiendo que le quiten las sanciones. Si alguien no me importa no perderé mi tiempo pidiéndoles algo”, comentó la opositora a la VOA.

Quirós dijo que la reacción de Ortega demuestra que le duele la posible exclusión, aunque aseguró que «no hubiese acudido» por temor a las manifestaciones ciudadanas.

«En otros países no puede reprimir como lo hace en Nicaragua”, concluyó.