“Llegaron hasta mi casa»: sacerdotes nicaragüenses afirman que son perseguidos políticos

0

Al menos tres sacerdotes nicaragüenses afirmaron esta semana que han sido objeto de persecución por parte del gobierno del presidente Daniel Ortega, que habría enviado a oficiales de la Policía Nacional a sus templos

Ortega ha reaccionado airado en contra la iglesia por ser parte de un supuesto golpe de Estado
El cardenal nicaragüense, Leopoldo Brenes durante una homilía en Semana Santa de 2022. Foto Archivo, VOA.
200 años de salir adelante con optimismo

El caso más reciente que se conoció fue el de monseñor Rolando Álvarez, conocido por ser crítico de la actual administración de Managua en sus homilías.

Álvarez dijo que desde horas de la mañana hasta la noche del jueves, fue “perseguido por la policía” sin justificación alguna.

El asedio comenzó con su jornada en la iglesia, sin embargo, escaló hasta su vivienda, violando su privacidad, según afirmó: “Entraron a mi círculo familiar, llegaron a mi casa privada, familiar… poniendo en riesgo la seguridad de mi familia”, afirmó el religioso en un video publicado en su cuenta de Facebook.

Expuso además que mientras se dirigía a realizar otra diligencia también habría sido perseguido, por lo que tomó la decisión de resguardarse en un templo en Managua, desde donde empezaría una huelga de hambre indefinida hasta que le garanticen su seguridad.

“Desde hoy comienzo un ayuno de agua y suero indefinido hasta que la Policía Nacional , a través del presidente o vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua me hagan saber que van a respetar mi círculo y privacidad familiar”, anunció el sacerdote.

Esta semana se conoció también la denuncia del sacerdote Harving Padilla, que dirige una iglesia en la ciudad de Masaya, al sur de Managua. El oficialismo responsabiliza a Padilla de supuestos hechos cometidos en abril de 2019. Padilla dijo que tenía “parroquia por cárcel”, luego de que oficiales de la Policía también se apostaran en las afueras del templo evitándole hacer diligencias cotidianas.

“La persecución es a la Iglesia Católica, no solo contra un sacerdote, porque el objetivo es callar a la Iglesia en el servicio pastoral y sacerdotal que hacemos”, dijo el religioso a un medio local.

También el sacerdote Uriel Vallejos, que dirige una iglesia al norte de Nicaragua, denunció supuesto asedio en su contra mientras realizaba una actividad personal esta semana.

«Me tomaron fotografías y luego esperaron que saliera y estaban otros agentes, quienes pidieron documentos al conductor, y luego me exigieron presentar mis documentos personales, a lo cual me opuse porque no conducía”, aseveró Vallejos.

Comisión legislativa advierte a sacerdotes

Estos hechos se dan a semanas de conocerse un informe realizado por una comisión legislativa nicaragüense que analizó un combo de leyes aprobadas entre 2020 y 2021, con el fin de endurecerlas.

La comisión aseguró que víctimas de las protestas que estallaron en el país en 2018 “demandaron justicia para con los religiosos y directores de organizaciones de Derechos Humanos”, que el gobierno ha acusado de ser cómplices de la oposición.

Tras conocerse lo que ha sido interpretado como «amenazas de cárcel contra los sacerdotes», el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, afirmó que “oraba por quienes los calumniaban”.

“Estamos tranquilos, seguimos orando por quienes nos calumnian. No somos enemigos del gobierno, aportamos lo mejor para bien común que es la misión de la iglesia”, indicó Brenes.

Los sacerdotes y obispos de Nicaragua han cuestionado a la administración del presidente Daniel Ortega por la represión de las protestas del 2018, que dejó más de 300 muertos, según organizaciones de derechos humanos.

Ortega ha reaccionado airado en contra de la iglesia, a quien responsabiliza de ser parte de un supuesto golpe de Estado contra su gobierno.

En el año 2021 en su informe anual, EE UU señaló a 56 países, entre ellos Rusia, China, Irán y Arabia Saudita como países en los que el Gobierno amenaza y reprime a las minorías religiosas.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que hay «restricciones altas o severas a la libertad religiosas», entre países como, Venezuela, Nicaragua y Cuba, donde se registraron casos de amenazas e intimidación a líderes religiosos.