Comunidad LGBTIQ+ vuelve a las calles en Costa Rica tras dos años de restricción por la pandemia

0

Miembros de la comunidad nicaragüense también se sumaron en demanda del respeto a su identidad y a sus derechos

Karelia de la Vega: "Marchamos desde acá por todos los presos políticos en Nicaragua"
Decenas de miembros de la comunidad LGBTIQ en Costa Rica. Foto Houston Castillo, VOA.
200 años de salir adelante con optimismo

Los colores del arco iris volvieron a las calles y los matrimonios igualitarios en público también. Miles de personas participaron este domingo en la llamada Marcha de la Diversidad en Costa Rica, tras dos años de pandemia que mantuvo suspendidas las actividades de la comunidad LGBTIQ+.

Al evento que se inició en el parque Central de San José y que culminó en el Parque La Sabana, asistieron grupos de varios países como Nicaragua, donde el gobierno del presidente Daniel Ortega mantiene suspendido todo tipo de manifestación que no sea a su favor desde septiembre de 2018.

Karelia de la Vega, una activista trans de Nicaragua que participó en la marcha relató a la Voz de América que salió hace un par de semanas del país tras meses de acoso del gobierno y de la Policía.

La activista que había fundado en Nicaragua un comedor infantil que beneficiaba a decenas de niños de la localidad donde vivía afirmó que temía por su vida y ser una presa política más del Gobierno de Ortega.

“En Nicaragua no se puede marchar desde el 2018 y aparte de eso siguen las violaciones de derechos a la comunidad LGBTIQ+. Allá no se respetan los derechos de nadie. Por eso hoy marchamos desde acá por todos los presos políticos y justicia por los crímenes a miembros de la comunidad”, dijo Karelia a la VOA.

Junto a Karelia también se encontraban más activistas nicaragüenses que aprovecharon el momento para demandar libertad por las personas detenidas en el contexto sociopolítico.

También estuvieron presentes familiares de jóvenes de la comunidad diversa como Eli Ramírez, una colombiana radicada en Costa Rica desde hace veinte años. Ramírez señala que asistió a la marcha en apoyo a su hijo que es gay.

“Yo a él le he dado mucho amor, le he inculcado que sea un hombre de bien, que no le haga daño a nadie; yo respeto su intimidad, no apoyo, o apruebo, sino respeto su intimidad. Su vida sexual es de él, yo lo que quiero es educar un hijo de bien y ya lo logré”, manifestó la madre a la VOA.

La marcha que se extendió por casi dos kilómetros en la capital costarricense también se convirtió en una demanda al gobierno actual encabezado por el presidente Rodrigo Chaves para mantener en su agenda los derechos logrados por este colectivo.

Recientemente el Gobierno de Chaves, a diferencia de su antecesor Carlos Alvarado, dijo que no nombraría un Comisionado Presidencial para Asuntos LGBTI en su mandato alegando que de hacerlo también se debían nombrar representantes de otros sectores.

Y esa política ha generado preocupación en algunos sectores que consideran que podría haber un retroceso en las políticas del ejecutivo a favor de la comunidad diversa.

“La comunidad LGBTI tiene todo mi respeto y apoyo, pero ¿por qué solo ellos van a tener un comisionado? ¿Qué pasa con los indígenas, los afrodescendientes, los discapacitados?», dijo el mandatario en una conferencia de prensa el 22 de junio.

De acuerdo con archivos periodísticos, la figura del Comisionado para asuntos relacionados con las personas LGTBIQ+ se estableció mediante un Decreto Ejecutivo en 2018, poco después de asumir la presidencia Carlos Alvarado y en el Día Nacional contra la Homofobia, Lesbofobia, Bifobia y Transfobia.

Luego, en mayo de 2020, Costa Rica aprobó el matrimonio igualitario convirtiéndose en el primer y único país de Centroamérica hasta la fecha en dar este paso aplaudido por organizaciones de derechos humanos, como las Naciones Unidas.