LA JORNADA

La otra cara de la crisis migratoria que deja el paro de trenes en México

“Lo que importan no son los trenes, sino los migrantes”, dijo el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a mitad de semana

La otra cara de la crisis migratoria que deja el paro de trenes en México
Migrantes caminan junto al tren conocido como La Bestia. Chiapas, México, 25 de julio de 2019.
Alfredo Estrella / AFP

El paro de trenes registrado esta semana en México ha develado otra cara de la profunda crisis migratoria que enfrenta América Latina, una situación que se muestra con masivas olas de migrantes que atraviesan a pie gran parte de los países de la región para intentar cruzar la frontera hacia los EE.UU. por medio de cualquier vía irregular, sin importar el riesgo que esto represente para sus vidas.

La empresa Ferromex, perteneciente a la compañía privada Grupo México Transportes, informó el martes en un comunicado que se vio obligada a suspender de manera temporal el movimiento de sus trenes de carga “para proteger la integridad de las personas migrantes”.

La medida, argumentó la empresa, se tomó “para evitar accidentes o pérdida de vidas“, ante el “notable incremento de personas concentradas en diversas regiones del país y el severo riesgo que representa para la integridad de ellas, la utilización de trenes de carga para transportarse”.

Ferremex detalló que tuvo que detener 60 trenes, equivalentes a la carga de 1.800 camiones, que se dirigían hacia la frontera norte de México, por lo que advirtió a sus clientes que la medida afectaría provisionalmente “el servicio ferroviario de carga para las cadenas productivas, el abasto y el comercio internacional”.

La empresa de transporte alegó que “en días recientes se registraron cerca de media docena de lamentables casos de lesiones o fallecimientos entre los grupos de personas, que de manera individual o en familias, integradas incluso por niñas y niños, abordaron en su ruta hacia el norte, trenes de carga, a pesar del grave peligro que ello implica”.

Además, advirtió, que al momento de suspender los trenes, en los carros de ferrocarril y patios de operaciones de Ferromex habían miles de personas buscando transportarse de forma irregular. En Torreón, Coahuila, estaban 1.500 personas; otras 1.000 en San Francisco de los Romo, Aguascalientes; 800 en Irapuato, Guanajuato; y más de 1.000 en góndolas de carga en Ciudad Juárez, Chihuahua.

“Proteger a los migrantes”

Por su parte, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo el miércoles que es necesario “proteger a los migrantes” que transitan por su país.

“Lo que importan no son los trenes, nos importan los migrantes”, dijo el mandatario.

Sin embargo, López Obrador sostuvo que le causaba suspicacia la paralización de los trenes, decisión que tomó de forma unilateral Ferromex, porque la medida, que calificó como “rara” e “inusual”, obtuvo una difusión masiva, sobre todo, a través de los medios de prensa que son de línea hostil a su administración.

“Los dueños de los trenes, de manera rara, inusual, sacaron un boletín dando a conocer que iban a parar los trenes, eso [no lo hicieron] ni siquiera cuando los maestros tomaron las vías allá en Michoacán varios días, no sacaron ningún boletín”, ilustró.

En esas declaraciones, López Obrador afirmó que los trenes de carga de Ferromex entraron en funcionamiento a pesar del anuncio de la empresa. “Después del boletín, se echaron a andar los trenes. Ese fue el reporte que me dieron en la mañana”, dijo el mandatario.

Justamente el miércoles, un día después de su primer comunicado, el Grupo México Transportes informó que estaban trabajando para “restablecer el tráfico de trenes con seguridad para migrantes y usuarios“. Además, resaltaron que mantenían como “prioritario el cuidado de la integridad de los migrantes” y que analizaba la “seguridad en las rutas impactadas” por este fenómeno social y humanitario.

La empresa también comunicó que activó un “monitoreo continuo sobre la presencia de migrantes en las rutas” y que “hora tras hora” evalúan la situación, por lo que el restablecimiento de sus operaciones se dará de forma segura “solo en las rutas en las que no existen condiciones de riesgo elevado“. Además, indicaron que mantienen “comunicación permanente” con las autoridades nacionales y locales.

Fortalecer coordinación

Justo en plena controversia por la decisión de Ferromex, el Instituto Nacional de Migración de México (INM) propuso a la empresa “fortalecer la coordinación en acciones y estrategias para evitar que las personas migrantes pongan en riesgo sus vidas”.

La institución recordó en un comunicado que en marzo pasado firmó un acuerdo con Ferromex para instalar puntos de verificación de migrantes en Huehuetoca, Estado de México; Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, Nuevo León, Durango y Chihuahua.

En ese sentido, el INM detalló que en lo que va de septiembre se ha registrado un flujo migratorio de unas 3.000 personas que abordaron trenes de Ferromex de forma irregular con la intención de llegar a la frontera norte de México.

“Para evitar accidentes como mutilaciones que sufren los migrantes al viajar en el lomo del tren y caer a las vías o, incluso, hasta perder la vida, el instituto planteó incorporar más Agentes Federales de Migración en la ruta del tren y pidió a la empresa Ferromex que aumente su seguridad privada que viaja en la tripulación”, dice parte de un comunicado publicado por el INM.

El órgano estatal resalta que “la disuasión y el rescate son los puntos centrales” en las acciones que coordina con la empresa ferroviaria privada, debido a que esto evita que los migrantes arriesguen su vida. Además, indica que buscan estrategias para ayudar a “una migración segura, ordenada y regular”.

Este viernes se reunirán autoridades del INM y de Ferromex con las Secretarías de Relaciones Exteriores; de Defensa Nacional; de Seguridad y Protección Ciudadana; de Gobernación; Guardia Nacional; y representantes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP por sus siglas en inglés), para abordar la situación.

‘El Tren de la Muerte’

El pasado domingo, un grupo de migrantes fue captado a bordo de un ferrocarril de carga conocido como ‘El Tren de la Muerte’, cuyo destino es Ciudad Juárez, en la frontera con los EE.UU. El nombre se debe a que muchos de los migrantes sufren accidentes fatales al caer del techo del transporte.

De acuerdo con reportes de prensa, un promedio de 1.000 personas ocupan los vagones de los trenes a diario en la ruta entre Chihuahua y Ciudad Juárez. En otros lugares las cifras de migrantes que esperan por trenes son calculadas por encima de las 1.500.

Antes de hacerse pública la suspensión temporal de las rutas operadas por Ferromex con destino al norte del país, Fox News registró la salida de un convoy de carga en Zacatecas, con decenas de migrantes en los techos de los vagones.

Un corresponsal de ese mismo medio informó que miles de migrantes lograron cruzar a mediados de semana la frontera entre México y EE.UU., bajo el puente de Eagle Pass, en Texas, sin que hubiera resistencia de las autoridades.

La frontera más letal

México es una parada obligada para los migrantes que intentan ir a EE.UU. por vía terrestre, paso fronterizo catalogado por la Oficina Internacional para las Migraciones (OIM), en su más reciente informe, como la frontera terrestre “más letal del mundo”.

Según el organismo, que está adscrito al sistema de Naciones Unidas, al menos 686 personas fallecieron en 2022 en su intento por cruzar hacia EE.UU., de las cuales 307 murieron en su tránsito por los desiertos de Sonora y Chihuahua.

Pese al endurecimiento de las políticas migratorias de Washington, el número de personas que emprenden el camino hacia el norte desde México sigue en aumento.

Al cierre del tercer cuatrimestre de 2022, se reportó que los agentes fronterizos de EE.UU. habían registrado el ingreso de 2,2 millones de extranjerosrefiere el ‘think thank’ Migration Policy Institute, que estima que el enfoque actual de las autoridades es “incongruente” con la realidad. El dato no incluye a quienes lograron burlar el radar policial, pero sí a los capturados y expulsados.

La ineficacia de esta estrategia ya ha sido señalada por la OIM, ya que la evidencia muestra que la militarización y criminalización no ha frenado los flujos y, antes bien, ha dirigido a los migrantes hacia rutas más peligrosas controladas por el crimen organizado.

Sobre esto, la organización no gubernamental InSight Crime reveló que en 2022, las redes de tráfico de personas controladas por grupos irregulares armados generaron ganancias en el orden de los 12.000 millones de dólares.

Artículos Relacionados

Muere la actriz mexicana Verónica Toussaint

Redaccion Central

México y España, entre los cinco países del mundo con más creadores de contenido en OnlyFans

Redaccion Central

‘Strippers’ en el Día de las Madres: polémico festejo en un colegio católico en México

Redaccion Central

Reportan que Trump quiere enviar a México “asesinos más duros” para acabar con capos de cárteles

Redaccion Central

Fin al invicto de Munguía: ‘Canelo’ Álvarez defiende su campeonato de los supermedianos

Redaccion Central

La elefanta “más triste del mundo” gana amparo histórico en México

Redaccion Central