Docentia, sistema de evaluación de profesores, obligatorio para todos desde este curso

0
200 años de salir adelante con optimismo

Por Jaime Fernández
A partir de este curso va a haber “algunos cambios importantes en los procesos de calidad que van a facilitar la vida de todos, la de los centros, de los profesores y de la institución”, según María Castro, vicerrectora de Calidad. Esos cambios se van a centrar en tres pilares, por un lado Docentia, el sistema de evaluación del profesorado, que pasa a ser obligatorio tanto para “los de vinculación permanente como no permanente”, por otro Audit, un programa de evaluación institucional de todos los procesos que pasan en la vida de los centros, y por último las encuestas de satisfacción dirigidas a profesores, estudiantes y personal administrativo.

“La calidad, dice, es un sistema que ofrece información sobre lo segura que es la Universidad en cuanto a los procesos que desarrolla, que están muy relacionados con la docencia, y el mensaje que le tiene que llegar a la comunidad madrileña es que la Complutense es un canal seguro para estudiar”.

Para medir esa seguridad, la Complutense ha creado nuevas herramientas y mejorado otras como Docentia, el sistema de evaluación de los profesores, que desde este curso va a ser obligatorio “para todos los profesores, tanto los de vinculación permanente como no permanente, algo que no ocurre en las universidades de nuestro entorno”.

Ahora mismo Docentia ya es el proceso de evaluación del profesorado más grande de la universidad española, porque “incluso sin ser obligatorio han participado en él 2.749 profesores, lo que representa un 46% de la plantilla, lo que demuestra que el profesorado complutense está muy comprometido con la evaluación de su actividad docente”.

Asegura la vicerrectora de Calidad que ahora se han introducido algunas mejoras que pasan por ampliar la base de las evidencias de lo que hacen los profesores. En primer lugar, “la evaluación se va a realizar cada tres años, pero los estudiantes van a opinar sobre sus profesores todos los años, así que esa ampliación de las evidencias hará que la evaluación de un profesor no dependa de lo simpático que le resulte a los alumnos de un curso, sino que va a ser una muestra amplia acumulada durante tres años”.

Otra mejora es que en el nuevo Docentia se da más voz al profesor. Hasta ahora, el auto informe del profesor era muy sencillo y se corregía automáticamente, pero la Fundación Madrid invitó a la Universidad complutense a que hiciera una evaluación por pares y que hubiera un ojo humano que reflejara algo que es difícil de evaluar, que es un proceso de reflexión sobre la propia acción docente. Ese proceso de reflexión se va a realizar formalmente una vez cada tres años. El cuestionario y la rúbrica para hacerlo ya han sido validados y seguro que va a tener un impacto importante en la evaluación.

De este modo, a partir de ahora los profesores y los estudiantes van a tener voz en un proceso homologado internacionalmente. Es decir, “los estudiantes van a valorar sus percepciones sobre la calidad docente de sus profesores, mientras que estos también tendrán algo que decir, y esas reflexiones nos ayudarán a mejorar, porque de eso se trata realmente la calidad”.

Al reconocimiento anual de la excelencia a los mejores profesores con un acto presidido por el rector, se han añadido nuevos incentivos dentro del sistema. Ya que es un programa vinculado a todas las políticas transversales del profesorado, si alguien quiere pedir un proyecto de innovación, Docentia es un mérito; si alguien quiere optar a una plaza de promoción, es un mérito y a veces un requisito. En el fondo, la participación dentro de la vida universitaria supone ese reconocimiento.

Otro incentivo, este económico, dependerá de la evaluación. Docentia está articulado en evaluaciones trienales y la suma de dos de esas evaluaciones constituye lo que se denomina un Tramo Docentia. Si dentro de ese tramo una de esas dos evaluaciones es excelente y la otra es positiva o más, ese profesor en la segunda evaluación obtendrá el Premio Docentia, que es un premio económico puntual.