Putin descarta amenaza ciberataques de cara a elecciones en Alemania

0

San Petersburgo – El presidente ruso, Vladimir Putin, negó que su Gobierno haya empleado a hackers para intentar influir en las elecciones en Alemania del próximo septiembre, tras las sospechas respecto a una eventual injerencia rusa en los pasados comicios en Estados Unidos y en Francia.

«A nivel estatal no hacemos algo así y tampoco tenemos la intención de hacerlo», dijo desde un foro económico en San Petersburgo respondiendo a una pregunta de dpa.

Rusia no utiliza hackers son esos propósitos. «De hecho todo lo contrario, estamos intentando combatirlos», dijo Putin destacando los esfuerzos de Moscú junto con sus socios internacionales para combatir el cibercrimen.

Sin embargo, no descartó que otros hackers independientes puedan actuar. «Los hackers podrían ser de otro país», señaló, pero se mostró convencido de que no podrán influir las elecciones en ningún país de forma decisiva.

Putin dijo además no tener «prácticamente ninguna preferencia» sobre quién gane las elecciones a la cancillería de septiembre en Alemania. Putin, que se refirió a la canciller alemana, Angela Merkel, por el nombre de pila, dijo de ella que se conocen desde hace mucho tiempo pero que tienen diferentes opiniones.

Sobre su contrincante socialdemócrata en los comicios de septiembre, Martin Schulz, dijo no conocerlo bien.

Sin embargo, Putin espera una mejora de las relaciones bilaterales entre Rusia y Alemania, alegando que afectan a «decenas de miles, sino cientos de miles de empleos». El suministro fiable de materias primas a bajo precio refuerza la competitividad de la economía alemana, dijo.

«Espero que estén al frente de Alemania aquellos que puedan comprender el significado de nuestras complejas relaciones», apuntó el presidente ruso.

Putin recibió a las principales agencias de noticias en San Petersburgo como pistoletazo de salida del foro económico. Este sirve tradicionalmente al presidente ruso como marco de reunión con otros mandatarios y líderes económicos. Ayer se encontró con el primer ministro indio, Narenda Modi.

La comparecencia ante los periodistas duró una hora y media tuvo lugar en el histórico Palacio de Constantino en las afueras de la ciudad. Rodeado de lujosos jarrones y de porcelana fina, Putin se mostró relajado y bromeó con sus invitados sobre sus experiencias con el judo.

Sin embargo, se tocaron otros temas de conversación mucho más serios. Putin constató un elevado nivel de hostilidad hacia Rusia en Occidente. «Esto tiene que ver con el surgimiento de un mundo multipolar, y eso no gusta a los monopolistas», dijo mencionando entre otros a Estados Unidos.

Putin habla desde hace tiempo de su visión de un orden mundial con muchos centros de poder que cooperan, en lugar de una sola potencia dominante.

Putin criticó además que varios países occidentales están siguiendo una política de contención contra Rusia. «Sin embargo, ahora ven que esto no funciona».

Tras la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea, la Unión Europea (UE) y Estados Unidos impusieron sanciones a Moscú que agravaron una recesión que golpea al país desde hace varios años. Rusia reaccionó a su vez con más sanciones.

La crisis ucraniana, pero también las acusaciones de influir en las elecciones estadounidenses han afectado sobre todo a las relaciones entre el país norteamericano y Rusia. Ahora se espera con gran expectación la primera reunión entre Donald Trump y Putin, que previsiblemente tendrá lugar en la cumbre del G20 en julio en Hamburgo.

Putin dijo que Trump es un político que no se puede incluir en las categorías clásicas, pero aseguró que le agrada su sinceridad.