Ven “muy difícil” que Nicaragua logre cobrar indemnización por 17 mil millones a EEUU

0
200 años de salir adelante con optimismo

Para el experto en leyes internacionales, Mauricio Herdocia, está muy difícil que Nicaragua gane a los Estados Unidos una indemnización, después que este Estado centroamericano, decidiera renunciar en el año 1991.

“Esto es una escalera cuesta arriba. Es muy difícil que habiendo desistido y transcurrido ya tanto tiempo, operar una acción que pueda tener un resultado predecible. En todo caso, este asunto está ligado a la aprobación de la Nica Act (en el Congreso), que es un proceso que todavía no ha terminado de concretarse”, dijo Herdocia al diario La Prensa.

Herdocia dijo que el gobierno de tendría que poder demostrar que no desistió del reclamo de la indemnización, y en todo caso debería de continuar el proceso de establecimiento del monto de indemnización, porque nunca se logró fijar una cantidad a pagar exacta, aunque hayan cifras.

El monto sería por 17 mil millones de dólares, cifra establecida por el gobierno sandinista durante los años ochenta, que fue cuando hubo ese histórico triunfo ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), a los Estados Unidos.

El embajador de Nicaragua ante la CIJ, Carlos Argüello, años atrás había visto posible el cobro de este monto a los Estados Unidos, aunque “le va a ser muy difícil alcanzar el éxito” al país.

La promoción de la demanda para que los estadounidenses paguen dicha deuda, es en respuesta a la aprobación unánime por el Comité de Cámara de Representantes de EEUU, de la Ley Nica Act, que exigirá bastante transparencia al gobierno de Daniel Ortega Saavedra, en cuanto a temas muy incómodos que son meramente políticos.

Leer también: Propuesta completa de lo que dice la Ley Nica Act – Traducción no oficial

Rosario Murillo, vicepresidenta nicaragüense, informó ayer jueves que el Estado nicaragüense estará exigiendo la indemnización de 17 mil millones de dólares a EE.UU., tras los daños y la interferencia de ese país en la guerra de los años ochenta, como respuesta a la iniciativa de ley Nica Act.