Detectan indicios de una estructura desconocida en el núcleo de la Tierra

0
Los investigadores proponen revisar la idea de las cuatro capas principales que conforman nuestro planeta al encontrar «otra pieza del rompecabezas»

La idea tradicional de las cuatro capas principales que conforman la Tierra (corteza, manto, núcleo externo y núcleo interno) podría verse alterada tras la obtención de nuevos datos. Un grupo de científicos ha realizado mediciones más precisas del paso de las ondas sísmicas por el centro del planeta y sus hallazgos apuntan a que en medio del núcleo interno habría un elemento más.

A la configuración básica con dos niveles del núcleo, un reciente estudio añade un cuerpo más: un «núcleo interno más recóndito», con un radio comprendido entre 300 y 800 kilómetros. Las señales que se propagan desde los focos de los temblores sísmicos fueron las que descubrieron su presencia por debajo de las capas conocidas tras calcula y comparar el tiempo que tarda cada señal en atravesar el planeta.

Los investigadores prestaron una atención especial a un análisis previo de las repercusiones que tuvieron al lado opuesto del planeta varios terremotos en las islas Sándwich del Sur (situadas en el Atlántico Sur) que fueron registrados por observatorios sismológicos de Alaska.

La investigadora Joanne Stephenson, de la Universidad Nacional de Australia, precisó en un comunicado difundido este 3 de marzo que el cambio se observa dentro de la estructura de hierro. En su opinión, el nuevo dato agrega «otra pieza de rompecabezas» al conocimiento sobre la formación del planeta, pero los detalles son «todavía un poco misteriosos».

Stephenson recuerda que tradicionalmente la geología enseña que el planeta tiene cuatro capas principales. Ahora se trataría de otra capa distinta y posiblemente esta división significaría que hubo «dos eventos de enfriamiento separados en la historia de la Tierra», es decir, su núcleo metálico volvió a calentarse íntegramente o parcialmente después de una solidificación inicial.

El descubrimiento se realizó gracias al uso de un algoritmo de búsqueda inteligente y «relativamente sencillo de controlar» que procesó las mediciones sísmicas disponibles con miles de modelos del núcleo interno, detallan los investigadores.