Pandemia COVID-19 y el incremento de la violencia doméstica

0
Imagen Ilustrativa.
200 años de salir adelante con optimismo

La pandemia del virus chino ha ocasionado importantes cambios sanitarios, pero también sociales, a escala mundial.

Para restringir la propagación del virus, desde marzo de 2020 se introdujeron una serie de medidas de control de la infección de gran alcance. Por ejemplo, se estableció prohibición de contactos físico, la realización trabajo en casa, el cierre de escuelas.

Es decir, se impuso una cuarentena a la población, que en algunas regiones fue más radical que en otras.

Si bien estas medidas de distanciamiento social desempeñan un papel crucial en la prevención de la propagación del Coronavirus y la protección del sistema sanitario, también pueden tener profundas consecuencias en la interacción familiar y la cooperación social. Por ejemplo, se esperaba que la violencia doméstica aumentara debido a las restricciones de contacto relacionadas con la pandemia.

El aislamiento obligado, puede ocasionar cierto estado de angustia, desespero, estrés, frustración y depresión en las personas. Lo que puede provocar otras reacciones inesperadas en algunas personas: señales de intolerancia, rabia y posterior maltrato verbal y/o físico.

Los análisis de los casos denunciados (por ejemplo, las estadísticas policiales sobre delitos), que actualmente dominan el estudio de la relación entre la pandemia del COVID-19 y la violencia doméstica, sólo captan la proporción de violencia doméstica denunciada a la policía o a los servicios de asesoramiento. Sin embargo, la mayoría de los casos de violencia permanecen ocultos porque no se denuncian. Muchas veces, las víctimas de lesiones, a falta de asesoramiento jurídico, o la información útil de un artículo de Luchadores Legales, no actúan y siguen sufriendo.

Las mujeres en la pandemia de Coronavirus: más violencia, menos ingresos

La situación de las mujeres en algunas regiones se ha deteriorado considerablemente durante la pandemia. Podemos citar las féminas de Oriente Medio y el Norte de África, donde al parecer, los gobiernos que son los principales responsables de mejorar su situación, hacen caso omiso o se hacen la vista gorda.

En tal sentido, se han producido protestas contra la violencia doméstica en algunas naciones, por ejemplo, en Beirut, diciembre de 2019. La pandemia de Corona ha puesto la vida patas arriba: «Desde que empezaron las restricciones en marzo de 2020, mis condiciones de trabajo se han deteriorado», dice una esposa y madre manifestante de 29 años.

En primer lugar, dice, el propietario del estudio de manicura donde trabaja le recortó el sueldo porque los clientes dejaron de asistir. Luego, en julio de 2020, sugirió ofrecer un servicio a domicilio, cuenta la mujer: «Mi marido se negó rotundamente. Así que en agosto de 2020 tuve que dejar mi trabajo y quedarme en casa».

Coronavirus en Oriente Medio: «Quiero recuperar mi vida»

Experiencias como esta, fueron compartidas por muchas mujeres del mundo árabe durante la pandemia. Sufrió reveses profesionales y se vio obligada a llevar una vida de ama de casa. Las mujeres que no tenían familias que mantener también se quedaban en casa. «Las mujeres se llevan la peor parte tanto en el hogar como en el trabajo», concluye la última encuesta de la red de investigación Arab-Barometer sobre las consecuencias de la pandemia del COVID-19 para las mujeres de la llamada región MENA (Oriente Medio y Norte de África).

OIT: Los reveses sufridos continuarán

Incluso antes de la pandemia, las mujeres de este país se encontraban entre las que menos posibilidades tenían de tener un empleo remunerado. Sólo el 27% de las mujeres de la región de Oriente Medio y Norte de África tienen un trabajo remunerado. La situación se ha deteriorado aún más como consecuencia de la pandemia, como se documenta en un documento publicado recientemente por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Después de América del Norte y del Sur, los Estados árabes han registrado el segundo mayor descenso del empleo femenino en los últimos años: En un 4,1%, el número de mujeres empleadas allí disminuyó entre principios de 2019 y finales de 2020. Entre los hombres de la región, el descenso fue del 1,8%. «Las desproporcionadas pérdidas de empleo e ingresos sufridas por las mujeres durante la pandemia continuarán en el futuro próximo», concluye el informe de la OIT.

Para el año en curso, la OIT prevé que la diferencia entre las tasas de empleo de ambos sexos seguirá aumentando: Mientras que casi el 71% de los hombres tendrá un empleo, sólo se espera que lo tenga algo más del 14% de las mujeres, predice.

Aumento de la violencia doméstica

Otra gran preocupación en Oriente Medio es el aumento de la violencia doméstica durante la pandemia. En una encuesta realizada por el Barómetro Árabe entre julio y octubre de 2020, al menos una cuarta parte de las mujeres de los países encuestados denunciaron un aumento de la violencia de género. En Marruecos y Argelia, el 47% de las mujeres encuestadas declararon un aumento, y en Túnez, el 69%.

Gritando la frase: ¡Así no! – Las mujeres argelinas se manifestaron contra la violencia de género en octubre de 2020; precedida por la violación y el asesinato de una joven de 19 años.