Los directos ganan: La revolución Twitch

0
La plataforma está ganando terreno a otras redes como YouTube y a la televisión, en gran medida gracias al impulso de los “gamers”
200 años de salir adelante con optimismo

La red social Twitch no es nueva; de hecho, fue creada ahora hace 10 años. Y aunque su popularidad es relativamente reciente, allá por el 2013 ya tenía unos 43 millones de espectadores; tanto era así que, al año siguiente, llamó la atención del gigante Amazon, que la compró por casi 1.000 millones de dólares. Pero esta plataforma de retransmisiones en directo ha ido ganado peso con el auge de los videojuegos: muchos de los “streamers” transmitían y comentaban sus partidas en tiempo real a sus seguidores, lo que les ha llevado al Olimpo de la fama y a Twitch a manejar cifras que alcanzan un promedio de 26,5 millones de visitantes diarios.

Pero ¿a quién le ha robado las audiencias esta red social? Bien, existen dos damnificados principales: por un lado, está YouTube; la plataforma de videos ha visto cómo los directos triunfaban en diversos campos frente a su contenido, más estático. Por supuesto, YouTube también tiene emisiones en directo, pero no ha conseguido contrarrestar a su rival; en un nuevo intento de recuperar a su audiencia, también ha creado “YouTube Gaming”, donde pretende competir con Twitch en su campo, pero pese a estar fichando algunas estrellas del sector, todavía no está lejos de posicionarse como una amenaza para su rival en este ámbito. En la actualidad, el 90% del contenido relacionado con el gaming se mueve en Twitch.

La otra gran perjudicada es la televisión, y no solo la tradicional, las nuevas plataformas de contenidos, como Netflix o HBO, también se disputan con Twitch el tiempo de ocio de los ciudadanos, que tienen que elegir, por ejemplo, entre ver una serie o seguir el directo de uno de sus ídolos, ya sea con temática de eSports o de otro tipo. Además, el target de edad donde Twitch se ha hecho fuerte es muy apetitosa para la televisión: más del 70% de los usuarios de esta red tiene entre 16 y 34 años.

Los eSports sostienen parte de su auge

Esta franja de edad conecta muy bien con las nuevas estrellas que ha creado el mundo de los videojuegos y sus retransmisiones, muchas veces gamberras y con un alto condimento de humor y actualidad. Así, según datos de principios de este año, Ibai Llanos o AuronPlay se estarían embolsando 1,5 y 1,2 millones de euros al año de ingresos solo a través de las retransmisiones en Twitch, mientras que El Rubius ingresaría unos 5 millones, pero además de esta red social, contarían también YouTube y los acuerdos publicitarios. Unos sueldos estratosféricos que nos dan una idea del seguimiento que tiene la plataforma.

Además de los casos ilustres ya citados de ElRubius o Ibai Llanos, existe un importante número de “streamers” que también ejercen una poderosa influencia entre sus seguidores, retransmitiendo sus contenidos en áreas diferentes. Por ejemplo, Cristina López Pérez, más conocida como IamCristinini, empezó a dedicarse al mundo de los videojuegos con 20 años y es hoy la streamer española con más seguidores, retransmitiendo juegos como League of Legends, Roblox y Minecraft. Otro ejemplo es Mark Foresta, conocido en el mundo del poker como NaigoPA. Mediante sus streams en Twitch, intenta crear un sentimiento de unidad con sus seguidores, aprender juntos y jugar su deporte favorito. Finalmente, también hay casos de diferentes celebridades que se dedican al streaming, como el rapero Snoop Doog, cuyas retransmisiones casuales se volvieron un fenómeno viral en las diferentes redes sociales; mientras jugaba a un juego de Hockey en directo, se dejó abierta la emisión, luego empezó la música y se creó un espectáculo que enganchó a los usuarios.

Viendo el éxito de la plataforma es normal que otros sectores quieran aprovechar el tirón; por ello, algunas multinacionales patrocinan eventos que se emiten a través de esta red, en un intento de adaptarse a las nuevas tendencias y llegar a más público. De la misma forma, otros contenidos distintos a los eSports quieren también explorar las posibilidades que puede ofrecerles. Pero el futuro nos plantea incógnitas, desde la posibilidad de que triunfen otros formatos hasta el hecho de que YouTube Gaming pueda asentarse y arrinconar a Twitch. El tiempo dirá.