Detectan un «tesoro» de partículas fantasma saliendo del centro de una galaxia

0

Detrás del descubrimiento está el Observatorio IceCube, una red de miles de sensores situados en la Antártida

Detectan un "tesoro" de partículas fantasma saliendo del centro de una galaxia
Imagen del Hubble de la galaxia espiral Messier 77, también conocida como ‘NGC 1068’
NASA / ESA / A. van der Hoeven
200 años de salir adelante con optimismo

Los científicos del Observatorio de Neutrinos IceCube, ubicado en la Antártida, contaron decenas de neutrinos de alta energía o partículas ‘fantasma’ (que no interactúan con la materia), en el rango de 1,5 a 15 teraelectronvoltios (TeV), provenientes de la galaxia espiral activa NGC 1068 (Messier 77), a unos 47 millones de años luz. Anteriormente, el único neutrino de alta energía había sido rastreado hasta una fuente extragaláctica llamada ‘TXS 0506+056’, a unos 3.800 millones de años luz. Por tanto, el masivo registro obtenido durante 10 años, fue catalogado como un «tesoro», comunicaron este jueves.

«Un neutrino puede identificar una fuente. Pero solo una observación con múltiples neutrinos revelará el núcleo oscurecido de los objetos cósmicos más energéticos», comentó el físico Francis Halzen, de la Universidad de Wisconsin-Madison, e investigador principal de IceCube.

Leer más: El feminicidio de la joven Ariadna Fernanda López Díaz conmociona a México

«IceCube ha acumulado unos 80 neutrinos de energía de teraelectronvoltios de NGC 1068, que aún no son suficientes para responder a todas nuestras preguntas, pero definitivamente son el próximo gran paso hacia la realización de la astronomía de neutrinos», declaró Halzen. «Con este hallazgo, podemos comenzar un censo real sobre las fuentes de neutrinos extragalácticos y usar las propiedades de los neutrinos para comprender sus entornos domésticos», explicó.

El agujero negro supermasivo en su centro está devorando materia a un ritmo vertiginoso

Los neutrinos de alta energía se producen exclusivamente en procesos que involucran la aceleración de los rayos cósmicos, como los poderosos chorros generados en el ambiente extremo alrededor de un agujero negro supermasivo activo. Debido a que no se ven afectados por el universo, siempre viajan en línea recta, lo que permitió rastrearlos hasta su origen, la galaxia NGC 1068. El agujero negro supermasivo en su centro está devorando materia a un ritmo vertiginoso.

Leer más: ¿Estrés? ¿Tristeza? Quizás necesites un audiolibro de autoayuda

Si el chorro apunta en nuestra dirección, como el caso de TXS 0506+056, esa galaxia es denominada ‘blazar’. El análisis sugiere que su neutrino de 300 TeV se produjo en el chorro que apunta a la Tierra. Sin embargo, el chorro de NGC 1068 no apunta en nuestra dirección, por lo que gran parte de la luz de alta energía del núcleo queda oscurecida por el denso polvo circundante. Eso significa que los neutrinos podrían ser una forma de sondear un agujero negro difícil de estudiar de otra manera.

«Esta detección de neutrinos desde el núcleo de NGC 1068 mejorará nuestra comprensión de los entornos alrededor de los agujeros negros supermasivos», dijo el físico Hans Niederhausen, de la Universidad Estatal de Míchigan. El descubrimiento confirma que los núcleos galácticos activos (agujeros negros supermasivos), desde fuera de la Vía Láctea, hacen una contribución significativa a la población de neutrinos que llena el espacio. La investigación ha sido publicada en Science.

«La identificación del Observatorio de Neutrinos IceCube de una galaxia vecina como una fuente cósmica de neutrinos es solo el comienzo de este nuevo y emocionante campo que promete información sobre el poder no descubierto de los agujeros negros masivos y otras propiedades fundamentales del universo».