¿Estarán las tormentas solares afectando el sistema energético de Nicaragua?

2

Las tormentas solares son un riesgo real, según científicos de la Nasa, pero los gobiernos del mundo no lo toman como tal.

Desde que comenzó el año nuevo 2017 se han registrado varios apagones, dos que fueron a nivel nacional el pasado lunes 9 de Enero, el primero fue en horas de la mañana y el segundo en horas de la noche, no ha sido explicado con claridad las posibles causas de este hecho por la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) de Nicaragua.

Además de las fallas energéticas en territorio nicaragüense, también otras naciones como en Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador, han informado de fallas en sus sistemas energéticos, cabe señalar que no sólo es un asunto interno de problema energético en este país del istmo.

Algunos funcionarios de Enatrel dijeron que las causas se debe a los fuertes vientos que azotan desde hace días el país, sin embargo esta razón no está muy clara ni especifica.

Desde el mes de noviembre pasado, científicos de la Nasa, ufólogos y personas que estudian el Universo, han advertido que los vientos solares podrían afectar sistemas energéticos a nivel global, y hasta se hizo una advertencia días antes de las elecciones presidenciales en EEUU. LA JORNADA publicó un artículo relacionado a esto:

Clic para leer: Poderoso fenómeno cósmico amenaza al planeta el día de los comicios en EEUU

Dicen sobre daños de estos baños solares

El Departamento de gestión de Emergencias del Gobierno de Dinamarca acaba de reconocer el «clima espacial» como amenaza para sus ciudadanos, tal y como ha podido saber Nueva Tribuna por un extenso informe de 156 páginas al que ha podido tener acceso, dice dicho periódico de España.

Mientras en Whatsapp circulan noticias que las tormentas solares podrían hacer explotar hasta las baterías de los celulares, dejar defectuosas las computadoras, y hasta provocar los apagones en las ciudades, precisamente a como ha estado sucediendo en Nicaragua, y otros países centroamericanos estos últimos días.

Experto explica al respecto

Aquí cerca de Nicaragua, el experto Luis Xavier González Méndez, del Departamento de Rayos Cósmicos del Instituto de Geofísica (IGf) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aclaró que “tenemos un escudo gigantesco, que es el campo magnético de la Tierra”, y que a la vez protege ante estos acontecimientos naturales.

Sin embargo, alertó el experto “las afectaciones de estas tormentas se dan en satélites, telecomunicaciones y ductos subterráneos (corrosión); sin embargo, para probarlo en el país necesitamos datos que pudieran brindarnos las empresas relacionadas con estos servicios”.

Última explicación del gobierno de Nicaragua sobre apagones

Sin especular que se oculte información sobre los apagones, Enatrel se ha limitado a decir que los vientos provocaron los apagones. Sus afirmaciones fueron tan breves que en el portal de noticias del gobierno nicaragüense, como lo que dijo el ministro Salvador Mansell, que se debió a las fuertes vientos, pero no se detalla con claridad lo que haya en realidad ocurrido. Eso lo dijo el pasado 9 de enero, día cuando ocurrieron los apagones.

La verdad todavía no se conoce, y Enatrel no específica lo que pueda estar provocando los apagones, o si se trate de algún atentado o si en realidad son a causa de los vientos.

Tormenta solar de 1859

Dice Wikipedia que la “tormenta solar de 1859”, conocida también como evento Carrington por el astrónomo inglés Richard Carrington, primero en observarla, es considerada la tormenta solar más potente registrada en la historia. En el año 1859 se produjo una gran eyección de masa coronal o llamarada solar.

Agrega que a partir del 28 de agosto, se observaron auroras que llegaban hasta el norte de Colombia. El pico de intensidad fue el 1 y 2 de septiembre, y provocó el fallo de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte. Los primeros indicios de este incidente se detectaron a partir del 28 de agosto de 1859 cuando por toda Norte América se vieron auroras boreales.

Señala la enciclopedia en línea que se vieron intensas cortinas de luz, desde Maine hasta Florida. Incluso en Cuba los capitanes de barco registraron en los cuadernos de bitácora la aparición de luces cobrizas cerca del cenit. En aquella época los cables del telégrafo, invento que había empezado a funcionar en 1843 en los Estados Unidos, sufrieron cortes y cortocircuitos que provocaron numerosos incendios, tanto en Europa como en Norteamérica. Se observaron auroras en zonas de latitud media, como Roma o Madrid (latitud 40°25′08″N), incluso en zonas de baja latitud como La Habana, las islas Hawái y la población de Montería4 (latitud 8°45′N) en Colombia entre otras.

2 COMENTARIOS

Comments are closed.