Aumenta a cinco mil el número de migrantes en caravana

0

Una creciente multitud de migrantes centroamericanos retomaron su avance hacia la frontera estadounidense al sur de México el domingo, abrumando al gobierno mexicano en sus intentos de detenerlos.

El número de migrantes alcanzó los cinco mil durante la noche del sábado, según reportan tanto Associated Press como organizaciones de derechos humanos.

Con las primeras luces de madrugada, los migrantes comenzaron su camino hacia la ciudad mexicana de Tapachula. Otros cientos más también aplicaron para obtener el estatus de refugiado en México y se estima que otros 1,500 siguen en el lado guatemalteco del río Suchiate, esperando a poder entrar legalmente.

No se sabe con claridad de dónde provienen los viajeros adicionales, ya que alrededor de 2000 estaban reunidos en el lado mexicano el sábado por la noche. Sin embargo, las personas se unen y dejan la caravana a diario, algunos caminando a su propio ritmo y extendiéndose en una serie de columnas mientras atraviesan Guatemala.

La caravana, que salió de Honduras la semana pasada, fue detenida por las autoridades mexicanas en un puente en la frontera con Guatemala, sin embargo muchos nadaron o utilizaron botes improvisados para atravesar el río.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el cual está monitoreando la caravana, ha alertado sobre la actividad criminal contra aquellos que atraviesan México.

“Mientras que monitoreamos de cerca la crisis de la caravana, debemos recordar que existen organizaciones criminales transnacionales y otros criminales que acechan la vulnerabilidad de aquellos que emprenden la travesía de la migración irregular”, dijo la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen M. Nielsen en un comunicado el domingo.

Nielsen agregó que EE.UU. trabajará con sus aliados en la región “para investigar y enjuiciar hasta las últimas consecuencias de la ley a todo aquel que promueva y lucre de la migración irregular”.

La Cruz Roja dijo en un comunicado el sábado que “muchas de las personas que están apoyando, que en su mayoría son mujeres y niños, están sufriendo de deshidratación, infecciones estomacales y heridas en los pies, mientras avanzan por el largo camino”.

Walter Cotte, el director regional para Américas, dijo en un comunicado que es “imperativo que la dignidad y la seguridad de las familias sea resguardada y que las mantengan unidas”.

La caravana de casi tres mil personas salió de San Pedro Sula en Honduras a finales de la semana pasada, avanzando a través de la fangosa selva guatemalteca y calles residenciales hasta alcanzar la frontera con México y esperando eventualmente alcanzar EE.UU.

El presidente Donald Trump advirtió que la caravana debe parar antes de llegar a EE.UU. Trump convirtió el tema de la caravana en una cuestión política en vista de las elecciones de término medio en Noviembre, al igual que ha amenazado con acabar con la ayuda a la región, cerrar la frontera con México y desplazar tropas hasta allí si México no consigue atajar a los migrantes.

México se rehusó a permitir la entrada masiva de migrantes en el puente pero en cambio ha aceptado procesar a pequeños grupos. Los individuos deben mostrar un pasaporte o una visa para cruzar la frontera o aplicar al estatus de refugiado.

El gobierno de México ha buscado ayuda de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) para para procesar a los migrantes que buscan obtener el estatus de refugiados, lo que podría ayudar a dispersar la caravana.