Testigo asegura que ‘el Chapo’ pagó 100 millones de dólares a Peña Nieto

0

La información fue confirmada por Alex Cifuentes, uno de los narcos colombianos más importantes que sirve como testigo en el juicio que se lleva al mexicano

El narco colombiano Álex Cifuentes declaró que el expresidente de México, Enrique Peña Nieto, recibió 100 millones de dólares como coimas por parte de Joaquín Guzmán Loera, en el juicio contra el capo en una corte federal en Nueva York, EE.UU.

En su tercer día de declaraciones, Cifuentes -quien acude como testigo protegido del Gobierno estadounidense-, declaró que Peña Nieto reclamaba un pago de 250 millones de dólares, pero que ‘el Chapo’ solo le dio 100 millones.

El soborno, a decir del colombiano, habría sido entregado por una mujer a la que denominaban ‘comadre María’ en octubre de 2012 en Ciudad de México.

Por su parte, el exjefe de la Oficina de la Presidencia durante el gobierno de Peña Nieto, Francisco Guzmán, ha calificado de «falsas, difamatorias y absurdas» las declaraciones de Cifuentes. «El gobierno de Enrique Peña Nieto fue el que localizó, detuvo y extraditó [a EE.UU.] a Joaquín Guzmán Loera. Desde el inicio de la administración, fue un objetivo prioritario del Gabinete de Seguridad», escribió Francisco Guzmán en su cuenta de Twitter.

Hasta el momento, el exmandatario mexicano no se ha manifestado al respecto.

Reaccionan las redes

Usuarios de redes sociales reaccionaron minutos después de darse a conocer la noticia, manifestando su conmoción ante las declaraciones de Cifuentes en la corte federal en Brooklyn, Nueva York.

Otra usuaria utilizó los señalamientos hechos hoy por Cifuentes para responder a un tuit lanzado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido que llevó a Peña Nieto a la presidencia de México, que cuestiona la estrategia contra el robo de combustible que implementó hace unas semanas el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

Hubo también quien puso en entredicho el testimonio del narco colombiano al destacar que no parecía creíble que siendo sobornado, Peña Nieto hubiera entregado a Guzmán Loera a las autoridades estadounidenses.