Nicaragua desafía al Covid-19

0
A pesar de gran cantidad de reportes de personas afectadas con el coronavirus, los nicaragüenses han vuelto a tomarse las calles sin tanta protección
Los bares en Managua se han visto llenos estos últimos días.
200 años de salir adelante con optimismo

Desde que el pasado 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), decretó pandemia al Covid-19, el mundo se detuvo, lo mismo ocurrió con los nicaragüenses, pese a que el Gobierno decidió no decretar ninguna medida para prevenir el contagio del virus y decidió mantener sus fronteras abiertas y operar “normal”.

El primer caso que se reportó en Nicaragua ocurrió siete días después de la declaración de la OMS, un 18 de marzo, por lo que los ciudadanos decidieron ejecutar una “auto cuarentena”, para cuidarse del nuevo coronavirus.

La mayoría de las empresas que operaban en edificios corporativos, ordenaron a sus colaboradores trabajar desde casa y les brindaron permisos especiales para llevar los equipos de computación a sus hogares y atender los requerimientos.

A tres meses de la auto cuarentena, al parecer, el miedo a la pandemia se ha perdido durante un recorrido realizado por el equipo de La Jornada se puede ver tráfico, bares llenos y hasta el turismo está en movimiento.

Volcán Mombacho se activa

El centro turístico volcán Mombacho se reporta un considerable incremento de visitantes, según los administradores hace tres meses, las visitas eran nulas, pero “desde junio, se han incrementado las visitas”, aseguran.

Los fines de semana, son los mejores, porque las personas están libres y tienen tiempo para distraerse. Uno de los guías relató que antes recibían cientos de personas “ahora con esto no viene mucha gente, vienen grupos pequeños de familias, pero están viniendo”, señaló.

Los guardas del lugar brindan instrucciones constantes de “lavarse las manos” y “usar alcohol”. La mascarilla pese a ser un lugar abierto, se utiliza, los visitantes también la portan y guardan la distancia.

En tiempos de pandemia, en el quinto volcán más alto de Nicaragua, es más visitado por turistas nacionales y los pocos extranjeros que se aprecian son quienes residen en el país.

Granada respira poco

Una de las ciudades más turística de Nicaragua es Granada, pero ahora la visita la soledad, su principal calle La Calzada se puede observar restaurantes y establecimientos cerrados, algunos que sobrevivieron con la crisis sociopolítica de abril 2018, a 2020 terminaron por cerrar ante la falta visitantes.

En el Hostal Oasis, ubicados en Granada, un trabajador aseguró que del cien por ciento de clientes, ahora solamente reciben: “si acaso un diez por ciento”, expresó.
En las calles puede apreciarse calles abandonadas, aunque en el Malecón se observa un poco de movimiento, pero son los mismos granadinos en busca de recreación.

Los bares llenos

En el recorrido nocturno también se visitó la zona rosa, donde se concentran las discotecas más populares, y se constató que es una zona donde “se olvida el Covid-19”, los jóvenes se mueven sin mascarillas, bailan, se aglutinan y no guardan la distancia, pero los empleados aplican las medidas, que podría ser insuficiente por la agrupación que se observa.

Datos oficiales del Ministerio de Salud (Minsa) al 14 de julio, refleja que son 3 mil 147 casos y 99 muertos por Covid-19, sin embargo, registros de organizaciones independientes rebaten las cifras y registran 7 mil 893 contagios y 2 mil 225 muertes sospechosas por Covid-19 hasta el 8 de julio.

OPS aconseja mantenerse alerta

Pese a la aparente “normalidad” que concurre en el país la Organización Panamericana de la Salud (OPS), advirtió a sus nacionales no bajar la guardia, porque el Gobierno de Nicaragua no brinda información “detallada” sobre la pandemia.

“No hemos recibido información detallada como lo requiere el Reglamento Sanitario Internacional, de modo que como resultado no podemos decir lo que es la situación actual de Nicaragua en términos de la pandemia”, declaró Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la OPS.

Este reglamente es un instrumento jurídico internacional que rige para los 194 países, entre ellos todos los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, la OPS señaló que el Ministerio de Salud (Minsa), les limita la información sobre el Covid-19, dado que les comparte un informe semanal del número de casos.
“Debido a que esta información no se comparte de la forma correcta, puede parecer que la situación no es tan grave como en otros países. Tenemos que ver lo que es número de casos, lo que es la situación de los servicios de salud, el número de muertes, y una vez que se tenga esa información, vamos a poder determinar lo que ha sido el impacto de este enfoque”, subrayó.