¿Quiénes son los candidatos en Venezuela que hasta hace poco eran exiliados políticos?

0
Políticos de la oposición antes perseguidos por el chavismo, hoy son candidatos en plena campaña. Estos son algunos de los más conocidos
Un hombre sostiene un megáfono con la bandera de Venezuela durante un mitin político opositor antes de las elecciones regionales de noviembre, en Caracas, el 19 de agosto de 2021.
200 años de salir adelante con optimismo

Hasta hace pocas semanas, en Venezuela lucía improbable que opositores inhabilitados para ejercer cargos públicos, perseguidos por la justicia o por el chavismo viajaran desde el exilio para anotar sus nombres en los tarjetones electorales y recorrer las calles promoviendo el voto contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Pero dirigentes de alto perfil de la oposición llegaron hace unos meses a Venezuela para inscribirse como candidatos en unas votaciones que marcan el retorno de la mayoría de los partidos críticos del oficialismo, luego de cuatro años de predominar una estrategia abstencionista.

Todos estuvieron vinculados directamente con el llamado gobierno interino del líder opositor Juan Guaidó, aunque al menos uno prosiguió con sus aspiraciones a pesar de no contar con el respaldo de la plataforma unitaria.

Estos son cuatro de los candidatos opositores más conocidos que regresaron para participar en las elecciones regionales de este domingo:

1. Tomás Guanipa, Caracas.
Tomás Guanipa, dirigente nacional del partido Primero Justicia, pasó en solo semanas de estar exiliado en Colombia a ser uno de los candidatos de mayor perfil de la plataforma unitaria opositora en el centro de Venezuela.

La justicia venezolana, afín al gobierno de Maduro, lo acusó en agosto de 2019 de presunta traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección y rebelión civil, entre otros cargos, junto a otros dos diputados.

Entonces se mudó a Bogotá, donde representó al gobierno interino del líder opositor Juan Guaidó durante año y medio antes de convertirse en uno de los 18 delegados venezolanos en los diálogos de Ciudad de México y, finalmente, en candidato a la alcaldía del municipio Libertador.

“He regresado a nuestro país. Para quienes tenemos una etiqueta del régimen, esto siempre representará un riesgo, indistintamente de las circunstancias. Pero acá estamos, por nuestro partido y por Venezuela”, comentó hace tres meses, un año luego de que el chavismo dejara a un lado las acusaciones en su contra.

Hermano de Juan Pablo Guanipa, primer vicepresidente del Parlamento electo en 2015 y también integrante de Primero Justicia, el abanderado de la Unidad en Libertador ha defendido su participación como “una rendija de oportunidad” para arar el camino hacia unas elecciones presidenciales justas y libres.

2. José Manuel Olivares, La Guaira.
El diputado opositor José Manuel Olivares estuvo exiliado durante tres años, desde 2018, pero regresó a Venezuela a mediados de 2021 para convertirse en el candidato a la gobernación de Vargas, hoy estado La Guaira, un cargo ocupado en las dos últimas décadas por militares retirados cercanos a Hugo Chávez.

Olivares, médico con especialidad en radioncología, es parte del liderazgo juvenil opositor que nació en 2007, cuando estudiantes de toda Venezuela repudiaron el cierre del canal RCTV y la reforma de la Constitución.

Se convirtió en una de las principales voces opositoras en materia de salud y desde el extranjero ayudó a coordinar la recepción de ayuda humanitaria para contrarrestar la escasez de medicinas y otros artículos médicos en el país.

En julio de 2018, anunció su exilio a Colombia por persecuciones contra su familia. Hoy recorre las calles de su natal, La Guaira, para intentar romper con la hegemonía del chavismo en esa región con un discurso de inclusión.

“No voy a pasarme el día gritando que Maduro es un dictador (…) eso lo sabemos, ¿pero, qué hacemos? Prefiero estar aquí, hablar con la gente y entender sus problemas”, dijo al diario español El País.

3. Enzo Scarano, Carabobo.
El Tribunal Supremo de Justicia afín a Maduro lo sentenció a 10 meses de cárcel por su apoyo a las manifestaciones antigubernamentales de 2014, la Contraloría General lo inhabilitó para ejercer cargos públicos durante 15 años y estuvo en el exilio desde 2018. Pero, aún así, el político opositor Enzo Scarano es candidato a las elecciones del domingo.

Scarano, un empresario y exalcalde del municipio San Diego, es el abanderado de la plataforma unitaria en el tercer estado más poblado, Carabobo.

Busca derrotar y evitar la reelección de uno de los gobernadores más populares del chavismo, Rafael Lacava, en una elección donde hay hasta ocho aspirantes de la oposición. Uno de ellos es el pastor y diputado Javier Bertucci, de la disidente Alianza Democrática, que suele negociar con el gobierno de Maduro.

Llegó a Venezuela con un discurso crítico de la gestión del actual gobernante de Carabobo. Su cruzada de campaña luce titánica en una región donde hace un mes se reportó una valoración positiva de Lacava de cerca del 77%, de acuerdo con un estudio de la firma privada Datanálisis.

“Hay que votar este 21 para salir de este desastre de gobierno (…) la gente está cansada y obstinada de tanta corrupción”, expresó Scarano durante uno de sus actos de cierre de campaña esta semana en la capital del estado, Valencia.

4. Américo De Grazia, Bolívar.
El político opositor Américo De Grazia viajó desde Amantea, Italia, donde laboraba como panadero en una estación ferroviaria, al sur de Venezuela para aspirar a la gobernación de Bolívar, aún sin el apoyo de la plataforma unitaria.

En noviembre de 2019, el diputado electo en 2015 se exilió a Italia tras haber vivido siete meses en su embajada en Caracas, tras acusaciones del gobierno de Nicolás Maduro por su rol durante una insurrección militar ese año.

De Grazia es abanderado del partido Movimiento Ecológico y se enfrenta al candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela, Ángel Marcano, y también al representante de la Mesa de la Unidad, Raúl Yusef.

Su nombre fue tendencia este miércoles en redes sociales por un altercado que vivió con Yusef durante un encuentro con observadores. El jefe de campaña de la MUD, a cuyo equipo acusa de corrupción, lo abofeteó cuando coincidieron en el evento, delante de la prensa.

De Grazia justifica su candidatura alegando que Bolívar requiere “romper el continuismo” y acabar con la corrupción de un sector opositor.