El Salvador acoge a dos periodistas cubanos a los que Nicaragua denegó la entrada

0

Tras verse «obligados» a abandonar la isla, los comunicadores intentaron llegar a Nicaragua desde El Salvador, porque el gobierno de Managua ofrece “libre visado” a ciudadanos cubanos. La Asociación de Periodistas de El Salvador está dando seguimiento al caso

El Salvador acoge a dos periodistas cubanos a los que Nicaragua denegó la entrada
Foto de los periodistas cubanos Héctor Valdés y Esteban Rodríguez compartida junto a un comunicado de prensa publicado en redes sociales.
200 años de salir adelante con optimismo

Los periodistas cubanos Héctor Valdés y Esteban Rodríguez, quienes afirman fueron expulsados de Cuba y que se les negó la entrada a Nicaragua, pidieron ayuda humanitaria al Gobierno de El Salvador.

Migración y Extranjería dio a conocer el martes en su cuenta de Twitter que, junto a la Procuraduría de Derechos Humanos del país, ya se les está brindando la asistencia necesaria, luego de que permanecieron cerca de 36 horas varados en el aeropuerto internacional Oscar Arnulfo Romero.

Los también activistas del movimiento San Isidro y periodistas independientes de ADN Cuba compartieron un comunicado en la cuenta de Facebook de uno de ellos.

Leer más: Decoración: ¿Cómo renovar los ambientes con taburetes y sillones?

«El régimen cubano nos obligó a tomar la decisión de abandonar nuestro país», explica el post, que detalla que hicieron escala en El Salvador para dirigirse a Managua, Nicaragua, donde se les negó el ingreso.

“Justo a las 9:30 pm, hora en que llegó el último vuelo hacia Nicaragua, único país libre [de] visado y [donde] unos amigos nos darían refugio […] para de ahí pedir asilo político en algún país con democracia […] nos llaman por el altavoz y nos comunican que la dictadura nicaragüense nos prohibía la entrada a Esteban y a mí”, aseguró Valdés en su publicación.

Esteban Rodríguez, previo a su salida de Cuba, estuvo ocho meses en una prisión de alta seguridad por haberse manifestado pacíficamente contra el gobierno cubano. Según el joven, fue trasladado directo desde el penal al aeropuerto de la Habana para que se fuera del país.

El caso de ambos activistas ha causado diferentes reacciones entre organismos defensores de los derechos humanos, como Human Rights Watch, que en un comunicado llamó a los gobiernos a darles asilo.

Leer más: Corea del Norte dispara un misil no identificado hacia el mar de Japón

La embajada de Estados Unidos en Cuba emitió su opinión sobre el tema en la cuenta oficial de Twitter, donde expresó su preocupación por el “destierro” de los periodistas. También dijo que “nunca debieron haber sido reprimidos y no debieron haber sido obligados fuera de Cuba.

Por el momento, ni el Gobierno de Cuba ni el de Nicaragua han reaccionado a los señalamientos de ambos periodistas.

Por su parte el presidente de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), César Fagoaga, dijo a la Voz de América que, como asociación, se presentaron en el aeropuerto para brindar ayuda a los periodistas y que estaban dando seguimiento al caso.

Fagoaga explicó a la VOA que tanto Valdés como Rodríguez estaban buscando llegar a EE. UU. en última instancia.

Leer más: Computadoras laptops: modelos Dell ideales para el trabajo remoto

“Ellos llegaron ayer [4 de enero] a El Salvador y hoy ya acaban hace un rato de salir del aeropuerto. La condición o estatus migratorio la verdad no lo sé, porque ellos no estaban buscando quedarse aquí. Ellos querían llegar a Estados Unidos”, dijo.

Dato que fue corroborado por Valdés en un video publicado en un tuit. De acuerdo con el activista cubano, el plan era“estar en Nicaragua dos o tres día y entonces íbamos a emprender el camino hacía Estados Unidos y ahí pedir asilo político”.

El representante de APES comentó que tenía conocimiento de que las autoridades migratorias hospedarían a los jóvenes en un hotel “según el procurador de Derechos Humanos, a la espera de cómo se va a regularizar su situación”.

Leer más: Jefe Parlamento Venezuela dice oposición debe reconocer «errores» para volver al diálogo

*Colaboración de Claudia Zaldaña, desde El Salvador