Así será el futurístico avión de DARPA que podría revolucionar el diseño de aeronaves

0

La empresa Aurora Flight Sciences, subsidiaria de Boeing, comenzará el diseño detallado de esta novedosa aeronave de alto rendimiento denominada X-plane

Así será el futurístico avión de DARPA que podría revolucionar el diseño de aeronaves
La aeronave deberá recurrir a una alternativa tecnológica de avanzada que permita mantener el control en el aire a altas velocidades.
200 años de salir adelante con optimismo

La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa de EE.UU. (DARPA, por sus siglas en inglés) desarrollará un nuevo concepto de avión que eliminará las superficies exteriores móviles de control de vuelo, con el fin de reducir la resistencia aerodinámica y aumentar la eficiencia del combustible. La aeronave deberá recurrir a una alternativa tecnológica de avanzada que permita mantener el control en el aire a altas velocidades. El revolucionario proyecto romperá los estándares de diseño de aviación empleados durante más de un siglo, informa el portal Space.com.

Recientemente, Aurora Flight Sciences, empresa subsidiaria de Boeing, recibió un contrato de diseño de DARPA bajo el programa CRANE (acrónimo en inglés de Control de Aeronaves Revolucionarias con Efectores Novedosos), que busca volar un avión experimental sin articulaciones móviles, señaló la agencia en un comunicado.

Leer más: Cómo es el prototipo de cohete nuclear aprobado por la NASA para alcanzar Marte en solo 45 días

Tecnología revolucionaria

Este martes, DARPA reveló en un tuit que Aurora diseñará un avión X (X-plane) a gran escala basado únicamente en el concepto de los cambios en el flujo de aire para las maniobras en vuelo que, de tener éxito, abrirá una nueva fase en la creación de esta aeronave.

Si bien durante décadas se han mejorado sustancialmente los mecanismos de control de los aviones para pilotearlos de forma segura, las partes móviles de las aeronaves presentan inconvenientes que están relacionados con la reducción en la eficiencia del combustible. Esto está asociado con la mayor resistencia al aire que las superficies de control crean.

Leer más: Establecen un récord en la transmisión de un láser en el pasillo de un campus universitario

Hay pocos detalles disponibles sobre cómo el X-plane se mantendrá estable en el aire, sin cola ni partes móviles que garanticen el cabeceo y el balanceo en el ala principal y, mucho menos, un timón. Sin embargo, la posibilidad del empleo de un control de flujo activo (AFC, por sus siglas en inglés) por parte de DARPA pudiera brindar una alternativa viable, explica el comunicado.

Según sus desarrolladores, el conjunto de tecnologías AFC permite múltiples oportunidades para mejorar el rendimiento de la aeronave, como la eliminación de las superficies de control en movimiento, la reducción de la resistencia y el vuelo de alto ángulo de ataque, alas más gruesas para la eficiencia estructural y una mayor capacidad de combustible, así como sistemas simplificados de gran sustentación.

Leer más: Microsoft anuncia una multimillonaria inversión en OpenAI, el creador del controversial ChatGPT

Tres fases para su desarrollo

Aurora Flight Sciences contará con tres fases para culminar los trabajos de esta revolucionaria aeronave. En la fase 1 emplearán un avión de prueba que usará el control activo del flujo para generar fuerzas de control en un túnel aerodinámico. Por otro lado, la fase 2 estará basada en el diseño detallado y desarrollo del ‘software’ y los controles de vuelo. En este punto ya podría volar sin los controles de vuelo móviles en el exterior de su cola y alas. La fase 3 llevaría a cabo un vuelo de prueba de 3.175 kg que permitirá evaluar la tecnología en un avión de escala real y su eficacia de un vuelo controlado.

Con todas estas innovaciones, el DARPA CRANE X se convertiría en el primer avión aeronavegable que, al prescindir de superficies de control móviles, pudiera generar nuevos cambios importantes en la industria a la hora de querer desarrollar cualquier aeronave en el futuro.

Leer más: Se desprende un iceberg que casi triplica en tamaño a la ciudad de Madrid en la Antártida