El próximo mes de Octubre se sabrá si el MRS dejará de llevar la palabra “Sandinista”

0
De acuerdo a una encuesta interna, más del 81% no quiere que lleve la palabra “Sandinista”
La ex guerrillera Dora María Téllez no esta de acuerdo en que este partido se siga llamando Movimiento Renovador Sandinista, pues no le suena bien el último término.
200 años de salir adelante con optimismo

La gran mayoría de afiliados del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) ha solicitado cambiar el nombre de esta agrupación para alejar cualquier vínculo con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), informó ayer lunes esta organización opositora.

Tras una consulta realizada hace poro del MRS, para no seguir llamándose «sandinistas», el 81,1 % de sus integrantes opinó que «es adecuado y necesario realizar un cambio en el nombre del partido, que refleje su condición, identidad y composición actual», manifestó el grupo opositor.

El cambio de nombre viene a ser uno de los temas principales del MRS de cara a su IX Convención Nacional, que se realizará el próximo mes de octubre, según sus actuales dirigentes.

La decisión viene a que la palabra «sandinista», en honor al héroe nacional Augusto C. Sandino y que un día estuvo de símbolo de la identidad de una parte de los nicaragüenses, actualmente se usa para identificar a los que siguen a Daniel Ortega.

Los seguidores de Ortega son criticados por defensores de los derechos humanos, a nivel local e internacional, de ser los responsables de «crímenes de lesa humanidad» en el marco de la crisis que comenzó en abril de 2018 tras una controvertida reforma a la Seguridad Social.

Parte de los exguerrilleros del FSLN, como la exministra de Salud Dora María Téllez, una fundadora del MRS, han rechazado de manera pública la palabra «sandinista», ahora en este nuevo contexto.

La dirigencia del MRS afirmó que el cambio de nombre todavía se encuentra sujeto a la aprobación de la IX Convención Nacional que se llevará a cabo en octubre, que también valorará modificaciones en su estructura interna, aunque hasta ahora no se estiman sorpresas.