López Obrador anuncia que México refinará todo el petróleo que consume y dejará de importar combustibles

0
El mandatario detalló que su Gobierno respetará los contratos otorgados durante la reforma energética de Enrique Peña Nieto (2012-2018)

Desde el estado de Tabasco, en donde encabezó una ceremonia por el 83.º aniversario de la Expropiación Petrolera, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció este jueves que su país refinará el petróleo que consume y dejará de importar combustibles, de manera que los beneficios obtenidos por el crudo serán destinados al «pueblo de México».

En ese sentido, el mandatario afirmó: «Se cumplirá con la meta de producir en México las gasolinas que el país consume y dejaremos de importar combustibles del extranjero».

De acuerdo con López Obrador, la extracción de petróleo se destinará a la refinación, revirtiendo la tendencia de «exportar crudo y comprar gasolinas». De esta forma, toda la materia prima será procesada en México.

Asimismo, apuntó que su Gobierno fortalecerá la participación de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en el mercado de las gasolinas, el diésel y otros derivados del petróleo. «Se continuarán destinando recursos para la modernización de las seis refinerías existentes», dijo.

Por otra parte, el mandatario aseguró que su Administración respetará los contratos otorgados durante la llamada reforma energética que, aprobada en 2013 por el entonces presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), implicó la apertura de ese sector a la iniciativa privada. En las semanas anteriores, López Obrador criticó esa apertura, asegurando que implicó «contratos leoninos» a favor de las empresas y en perjuicio del Estado mexicano.

«Se respetarán los contratos otorgados de la reforma energética, pero no se entregarán nuevas concesiones para la explotación del petróleo y se protegerá a Pemex», dijo desde el municipio tabasqueño del Centro.

Reformas al sector

Por otra parte, el mandatario se comprometió a rescatar la industria nacional de hidrocarburos. «He reafirmado, en los hechos, el compromiso que adquirí de frenar la privatización del sector energético», agregó.

López Obrador impulsó una serie de reformas a la Ley de la Industria Eléctrica con el objetivo de dar prioridad a la producción estatal de electricidad, por encima de las empresas privadas.

De esta forma, el Gobierno mexicano espera reforzar el papel de la paraestatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) en lo referente a la generación de energía eléctrica.

De acuerdo con cifras oficiales, la CFE ha registrado pérdidas por más de 20.000 millones de dólares desde la aprobación de la reforma energética de Peña Nieto.

En ese mismo sentido, Pemex registra pérdidas por 480.966 millones de pesos (unos 23.485 millones de dólares), en medio de la caída de la producción y de los precios del petróleo por la pandemia del coronavirus.