Pekín: «Los que subestiman nuestra determinación a defender nuestra dignidad e intereses nacionales tendrán que pagar un precio por su arrogancia»

0
De acuerdo a la portavoz de la Cancillería china, «quedaron atrás los días en que las potencias extranjeras podían obligar a China a abrir sus puertas con cañones»

Los tiempos en los que otros países podían ejercer presión sobre Pekín para que cambiara sus políticas son cosa del pasado, afirmó Hua Chunying, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China en una rueda de prensa de este martes.

«Quedaron atrás los días en que las potencias extranjeras podían obligar a China a abrir sus puertas con cañones, […] cuando varios de los llamados ‘académicos’ y medios de comunicación estatales podían difamar a China sin escrúpulos», declaró la vocera. Asimismo, instó a «no subestimar la firme determinación del pueblo chino a defender su dignidad e intereses nacionales». De lo contrario, «tendrán que pagar el precio por su ignorancia y arrogancia», aseveró.

Refiriéndose al reciente intercambio de sanciones de Pekín con Occidente, Hua Chunying criticó que haya naciones que «están obsesionadas con sermonear a otros sobre derechos humanos» mientras comprometen gravemente los derechos a la vida, la salud y el desarrollo de sus propios ciudadanos.

Según afirmó, estos países tienen «un historial innoble» en materia de derechos humanos y transportaron millones de africanos esclavizados, masacraron tribus y pueblos aborígenes e iniciaron guerras contra países soberanos como Irak, Libia o Siria que causaron «innumerables» muertes y desplazamientos masivos de civiles inocentes.

Al mismo tiempo, la vocera recalcó que durante la pandemia de coronavirus esas mismas naciones contribuyeron a un ‘nacionalismo de las vacunas’, acumulando cantidades de fármacos «muy por encima de las necesidades de su población», lo que obligó a los países en desarrollo a luchar contra la enfermedad con sus propios y escasos recursos.

En este contexto, «si EE.UU. y Occidente se muestran como firmes partidarios de la protección de los derechos humanos, ¿de quién y qué derechos están defendiendo? ¿De qué manera están respetando y protegiendo los derechos humanos? ¿No deberían sentirse avergonzados?», cuestionó la funcionaria.