Científicos determinan cuál es el «lugar más seguro» para vivir en la Vía Láctea

0
Los astrónomos estudiaron nuestra galaxia para averiguar dónde pueden registrarse más eventos cósmicos como supernovas, que pueden acabar con todas las formas de vida

Un grupo de astrónomos italianos ha determinado cuál es el «lugar más seguro» para habitar dentro de nuestra galaxia, según expusieron en un artículo publicado a principios de este mes en la revista Astronomy and Astrophysics.

En su trabajo, los científicos estudiaron los lugares de la Vía Láctea donde se producen poderosas explosiones cósmicas que pueden acabar con la vida. Esos eventos, como las supernovas y las ráfagas de rayos gamma, arrojan partículas de alta energía y radiación que pueden triturar el ADN, matar todas las formas de vida conocidas y despojar a planetas enteros de sus atmósferas.

«Poderosas explosiones cósmicas»

Según esta lógica, los astrónomos concluyeron que las regiones que son «más hospitalarias» para la vida son aquellas en las que no tienen lugar explosiones de manera frecuente.

«Las poderosas explosiones cósmicas no son desdeñables para la existencia de vida en nuestra galaxia a lo largo de su historia», explicó Riccardo Spinellim, astrónomo de la Universidad de Insubria y autor principal del estudio. «Estos eventos han contribuido a poner en peligro la vida en la mayor parte de la Vía Láctea», añadió.

Los expertos señalan que hace unos 6.000 millones de años la mayor parte de la galaxia «se esterilizaba» con regularidad mediante explosiones masivas, detallando que, a medida que envejecía, tales explosiones se volvieron menos comunes.

¿Qué pasa con la Tierra?

En la actualidad, las regiones medias, que forman un anillo desde 6.500 años luz hasta alrededor de 26.000 años luz desde el centro de la Vía Láctea, son las áreas más seguras para la vida, determinaron los científicos. Más cerca del centro, las supernovas y otros eventos parecidos siguen siendo comunes, mientras que en las afueras hay menos planetas terrestres y más estallidos de rayos gamma.

Los resultados de la investigación revelan que la zona donde se ubica la Tierra se está volviendo un lugar cada vez más seguro para la vida. Asimismo, se destaca que, a largo plazo, habrá menos eventos extremos cercanos a nuestro planeta que puedan causar una extinción masiva.

Steven Desch, astrofísico de la Universidad Estatal de Arizona, que no participó en la investigación, considera que las conclusiones del nuevo estudio, a primera vista, parecen razonables. «Tienen en cuenta factores que a veces la gente olvida», afirmó, destacando que le parece que el estudio se inscribe en un marco riguroso y tiene «expectativas realistas».