Colombianos en Venezuela temen que modelo chavista se instale en su país

0

Muchas son las voces en suelo venezolano, que recelan del candidato de izquierda y algunos, incluso, claman: «cualquier menos Petro»

Colombianos temen que el exguerrillero Gustavo Petro instale modelo chavista en su país
Exguerrillero Gustavo Petro.
200 años de salir adelante con optimismo

Gustavo Petro comenzó su lucha por el poder en la guerrilla Movimiento 19 de Abril (M-19), pero se considera ante todo un «revolucionario», porque es así como se ha sentido siempre, y esa pugna de más de tres décadas le ha llevado a convertirse en el primer izquierdista en ganar la presidencia de Colombia.

A la tercera fue la vencida para Petro, de 62 años, que, después de los fracasos electorales en 2010 y 2018, este domingo alcanzó el triunfo definitivo en la segunda vuelta al imponerse al populista independiente Rodolfo Hernández por poco más de 721.000 votos, con el preconteo prácticamente concluido.

Oriundo de Manizales, una región cafetalera de Colombia, Luis Andrés Carvajal llegó a Caracas hace 18 años para trabajar como mesero en un restaurant del que hoy es dueño. Su plan es seguir en Venezuela, por eso, recibe con alivio las promesas de los aspirantes Rodolfo Hernández y Gustavo Petro de reabrir la frontera y reanudar las relaciones diplomáticas.

“Yo tengo hijos en Colombia y cuando tengo que sacar documentos de ellos para que salgan del país o tengan alguna firma mía en cuestiones de colegio o universidades, toca desplazarme hasta Cúcuta, y cuando no encuentro cómo ir por aire, me toca por tierra y es demasiado difícil viajar, es peligroso”, explica Carvajal a la Voz de América.

Dice que celebra que Colombia decidiera romper con el statu quo que caracterizaba el panorama político en el país, dominado por el centro.

“Gustavo Petro tiende a mostrar un cambio diferente a lo que la política tradicional siempre ha dicho y nunca cumple, y en este momento de política, todo el mundo promete y nadie cumple. Lo que se necesita es que sea concreto y lo que prometa, lo cumplan, porque siempre es lo mismo», agrega Carvajal.

«Cualquiera menos Petro. Hemos vivido ya 30 años aquí en Venezuela y ya sabemos lo que es el comunismo. No deseo eso para Colombia», responde Noelia Gutiérrez a VOA, al consultarle quién debería ser el futuro presidente de su país.

Gutiérrez lleva 40 años en Venezuela, pero conserva su acento antioqueño. Confía este año regresar a Medellín, su ciudad natal, pero aún debe vender el comedor de platos típicos de su región que administra en el centro de Caracas.

“Yo en Venezuela lo tuve todo; mi familia, mi casa, mi sustento”, explica “Pero mi esposo murió y prefiero irme”.

Unas cuadras más arriba del negocio de Gutiérrez, Carlos Toro sirve buñuelos y papas rellenas, tradicionales de Colombia. Su pequeño comercio se ilustra con la bandera de esa nación, fotografías de la selección de fútbol neogranadino y un escudo con la frase “Orgullo Paisa”.

Detrás del mostrador se exhiben gaseosas y dulces tradicionales colombianos. Toro es tajante: “A Petro no lo apoyaría, porque es un régimen como aquí en Venezuela. Ya nos pasó con Chávez y con Maduro. No queremos que Colombia pase por lo que está pasando Venezuela”, advierte el joven de 26 años, también nacido en Medellín.

Pero no todos opinan igual. En algunas ciudades de Venezuela se pueden ver los “Petromóvil”, autos estampados con propaganda política de la fórmula presidencial de Gustavo Petro y Francia Márquez. “Necesitamos un gobierno progresista”, arenga Orángel Rodríguez a bordo de un “Petromóvil”.

Mientras tanto en Miraflores, ya el presidente Nicolás Maduro, espera que haya «relaciones de paz y cooperación» con Colombia; sin embargo, el destino de los nexos entre el futuro titular de la Casa de Nariño y el opositor Juan Guaidó, aún es una incógnita.