Honduras no llegó a implementar acuerdo de “Tercer país seguro”

0

Honduras no llegó a desarrollar ninguno de los mecanismos contenidos en el Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) con Estados Unidos, conocido como “Tercer país seguro”, y sin ningún reporte de ejecución recibió con entusiasmo la comunicación del gobierno estadounidense sobre su finalización.

La firma de este acuerdo aseguraba que Honduras daría refugio a migrantes de países como Cuba o Nicaragua, El Salvador e incluso Guatemala, que solicitaran asilo para llegar a Estados Unidos.

Sin embargo, las autoridades tanto de migración como de la cancillería hondureña no registraron peticiones debido a que nunca entró en funcionamiento, según conoció la Voz de América.

Karen Valladares, directora del Foro Nacional de las Migraciones, detalla que estos acuerdos no eran más que políticas inhumanas.

“Prácticamente son políticas restrictivas inhumanas. No estaban beneficiando a ninguno de los países; únicamente eran firmas por interés ente gobiernos, no dan respuestas y no había derechos a los migrantes”, explicó.

Para el sociólogo Carlos Sierra, en Honduras el fenómeno de las caravanas de migrantes tiene su origen en la falta de empleo e inseguridad que amenaza a los hondureños, lo que ocasionó la salida de más de cuatro ellas en los últimos años. Otorgar asilo a otras personas no tiene lógica y si las condiciones no cambian, Honduras seguirá siendo un país generador de migrantes.

“Hemos sido enfáticos: Honduras seguirá exportando migrantes, por no tener un empleo y seguridad y esto se debe a la mala gestión pública”, dijo Sierra.

“Estas personas no encuentran oportunidades y se ven desplazados a migrar buscando un mejor futuro en otro país, en este caso Estados Unidos. No podemos ni asegurar nuestra gente, peor tener extranjeros en condición de asilo migratorio”, agregó.

Otros analistas consultados por la Voz de América advierten que la suspensión de estos acuerdos implica cambios que Honduras debe emprender en temas de seguridad y en esfuerzos para reducir la migración irregular, como destaca el experto en migración Rolando Sierra.

“El cambiar estas políticas es una transformación significativa en la migración de Estados Unidos que nos está ligando la relación entre la migración y seguridad y el objetivo de los asilos era reducir la migración”, dijo Sierra.

Además, explicó que los cambios que se esperan no serán efectivos de un día para otro, ya que algunas medidas pueden ejecutarse por el Gobierno mientras que otras dependen de fuentes de financiamiento e incluso de cambios en las leyes.

Desde 2019, en Honduras apareció el fenómeno de las caravanas de migrantes, las que en su mayoría salen de San Pedro Sula, en el norte del país, trazando una ruta por Guatemala y México con el fin de llegar a Estados Unidos. Los emigrantes alegan la falta de oportunidades laborales y la inseguridad que hoy persiste en varios países de Centroamérica.

El Acuerdo de Cooperación de Asilo con Estados Unidos se firmó con las otras naciones del Triángulo Norte (Guatemala y El Salvador) como una medida del gobierno del expresidente estadounidense Donald Trump para frenar el éxodo de migrantes y las caravanas.