EE.UU. vende el combustible iraní incautado en alta mar

0
Los fondos se dirigirán, al menos parcialmente, al fondo para las víctimas de terrorismo patrocinado por estados
200 años de salir adelante con optimismo

El Gobierno de EE.UU. ha vendido por 26,7 millones de dólares productos petrolíferos iraníes confiscados por la Armada en el mar Arábigo, según informó el Departamento de Justicia el martes.

El volumen del crudo vendido asciende a unos 1,1 millones de barriles, incautados a cuatro buques bajo banderas extranjeras que navegaban rumbo a Venezuela. No se especifica cuándo tuvieron lugar las operaciones.

«El Gobierno estadounidense vendió los productos petrolíferos incautados en cumplimiento de una orden judicial. Los ingresos netos de esa venta, 26.681.397,67 dólares antes de intereses, pueden destinarse, total o parcialmente, al Fondo para las Víctimas de Terrorismo Patrocinado por Estados, ahora que el caso ha concluido», comunicó el Departamento de Justicia.

La incautación fue aprobada con el argumento de que el dinero obtenido por la venta de petróleo a Caracas supuestamente beneficiaba a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, considerada una «organización terrorista» en EE.UU.

En agosto de 2020, el Departamento de Justicia de EE.UU. informó que Washington había logrado «la mayor incautación de cargamentos de combustible de Irán», por un monto total de 1,116 millones de barriles de petróleo, que Venezuela ya había pagado.

Venezuela es objeto de medidas unilaterales y coercitivas aplicadas por EE.UU., que no solo implican sanciones a altos funcionarios del Gobierno y el bloqueo de sus activos, sino que también contemplan amenazas a cualquier país que intente establecer relaciones comerciales con Caracas.

El pasado 3 de noviembre las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán impidieron en el golfo de Omán la captura del petrolero Sothys, de bandera vietnamita, por parte de naves estadounidenses. Los militares iraníes denunciaron que EE.UU. trató de robar el petróleo iraní que transportaba el buque redirigiéndolo hacia un destino desconocido, una afirmación que el Pentágono tachó de «falsa».