Carta Abierta para Everth Cabrera

0
Everth Cabrera ha estado en grandes escándalos en el país.
200 años de salir adelante con optimismo

Por Roger Trujillo – Menoscabando facultades por su adicción al alcohol y el cannabis -mezcla mortal- se apaga la vida de Everth Cabrera.

Sin saber cómo administrar fama y dinero y las bondades que genera titulares en primera plana, la figura del nicaragüense se parece a la de Managua después del terremoto de 1972.

Hoy el ex-jugador de los Padres de San Diego, líder en bases robadas hace unos años (2012) en el mejor béisbol del mundo, se inmola lentamente entre copa y copa, amputando cualquier chance para retomar un espacio dentro del béisbol nicaragüense.

Leer también: El Grandes Ligas Everth Cabrera: Del flamante éxito al fracaso por consumir drogas

Poco o nada queda de aquel muchacho que logró superar limitaciones hasta colarse y contra pronósticos establecerse donde pocos llegan: las Grandes Ligas.

Hoy deambula por las calles de San Jorge en Rivas, sin rumbo fijo ni dirección. Cabrera debe como lo hizo Dennis, frenar los excesos e ir tras senderos de rectitud que posibiliten disminuir tropiezo y daños. Tal vez un stop logre cambiar el final de su historia; como lo hizo Martínez hasta tocar la cumbre más alta con un juego perfecto.

¡Everth! ojalá encuentres “el plutonio” para recargar el “condensador de flujo” y la fuerza para que tu “De Lorean” interno te lleve quieto al home plate de la vida, como lo hiciste aquel 14 de Julio del 2012 cuando aterrizaste ileso frente los Dodgers. Se que no tienes al Doctor Emmett Brown personaje ficticio creado por Spielberg en la trilogía “Regreso al Futuro” pero están tus hijos, ellos te necesitan.

También: ¿Se puede pedir la residencia teniendo la condición de asilo en EE.UU.?

Y aunque la juventud ya se fue. Queda un grado de utilidad enorme que puede ser de mucha valía para instruir e inspirar a los nuevos valores que sueñan pisar el suelo en el que forjaste tu propia historia.

Como le dijo el hombre más grande de todos los tiempos Jesucristo al paralítico: ¡Levántate y anda!l La vida te llama Everth, aún hay tiempo.

Publicado en el diario LA PRENSA